LAS DOS VECES DE EVO


“El 20 de octubre el pueblo boliviano tiene dos caminos, volver al pasado o seguir con nuestro proceso de cambio. Veremos qué pasa”, seguramente en esas palabras no se imaginaba lo que realmente pasó días después. Una acusación de fraude electoral, enfrentamientos entre el mismo pueblo mientras edificios ardían en llamas y amenazas que terminaron con su renuncia, devenida en golpe de estado. Estos factores fueron los responsables de que después de 53 años Evo Morales vuelva a vivir en la Argentina.

Por María Eugenia Curtarelli Longuet

La primera vez fue cuando Evo Morales apenas era un niño de seis años que solo sabía hablar en aymara cerrado. Su padre vino a trabajar en la zafra de Campo Santo a 60 kilómetros de la capital de Salta y lo trajo junto con su hermana. Allí fue que asistió a su primera escuela, “Julio Argentino Cornejo”. En 2014 cuando se convirtió en padrino del colegio recordó entre sonrisas, que debido a su dificultad con el idioma, se quedaba sentado atrás del salón “asustado”, sin entender lo que sus compañeros ni la docente hablaban. Sin embargo eso no impidió que su maestra lo anime y con mucha paciencia comenzó su proceso de aprendizaje.

Luego se mudó con su familia a otro campamento donde tuvo uno de sus primeros trabajos. Allí se encargaba de vender unos helados de agua a los que llamaban Picolé. Si bien no lo hacía por el dinero que ganaba, como todo chico quería obtener helados gratis, su pago lo repartía entre la hermana y el padre aunque a escondidas se quedaba con una parte para sus “ahorros”. Cuando terminó el trabajo en la zafra volvieron a su país con todo lo recaudado y un catre que compraron acá, esta fue su primera cama.

Esta segunda vez, ya no es aquel pequeño de esa familia humilde que vino a buscar una mejor economía, sino que vino como ex presidente de Bolivia. Hace casi un año que huyó destrozado de su país y sin entender bien lo que pasó. Días antes el helicóptero de las Fuerzas Armadas donde viajaba había tenido un accidente, el cual afirmó estar convencido de que fue un atentado. Además grupos violentos de la oposición habían quemado la casa de su hermana y de otras autoridades como el presidente de la Cámara de Diputados.

Luego de un mes exiliado en México llegó como refugiado político a la Argentina acompañado de sus dos hijos. Por eso mismo agradeció a Alberto Fernández y al pueblo argentino por haberles “salvado la vida”. Pasadas las nuevas elecciones, en las que su partido MAS volvió al poder con el 54,5% de la mano de Luis Arce, la pregunta es ¿Cuándo podrá volver a su tierra? Morales no dejó duda y aseguró: “Retornaré tarde o temprano. Sobre eso no hay debate”.

Leave a Comment


Your email address will not be published.