LA OPINIÓN DE LOS REFERENTES


Dos referentes estudiantiles analizan la movilización en defensa de la universidad pública.
Por Manuel Castro, Manuel Muñoz, Franco Vacchetta, Malena Adandía y Mariana Rodríguez Lange.
11
Arturo Pozzali, presidente de la Federación Universitaria Argentina (FUA), y Adrián Lutvak, presidente de la Federación Universitaria de Buenos Aires (FUBA), hablan sobre la convocatoria del jueves pasado y sus implicancias.  

POZZALI: “FUE UN MENSAJE CONTUNDENTE AL GOBIERNO Y CREO QUE ELLOS ESTÁN CON LOS OÍDOS ABIERTOS”.

-¿Cómo resultó marchar todas las federaciones juntas?

-Para nosotros funcionó bien porque el reclamo era por mayor presupuesto para la educación pública, para defender un derecho que es la educación, para poner en agenda y que quede claro que para el pueblo argentino el tema de la educación pública es una prioridad. En ese sentido funcionó bien.

-¿Desde el punto de vista del estudiante de qué manera afecta la falta de presupuesto? ¿Cómo se evidencia?

-Desde la FUA hacemos un análisis y decimos que la falta de presupuesto tiene que ver con una herencia que se vino trayendo y con la inflación, aspectos que se fueron comiendo los presupuestos. Después hubo un incremento de tarifas real que tuvo un impacto en las gestiones de las universidades. Con lo cual hay una necesidad. Eso es lo que se lo empezó a reclamar al gobierno, junto con el reclamo de paritarias docentes. Los docentes están peleando por su salario y ese es el motivo por el cual acompañamos. Necesitamos docentes con salario digno. Todo esto es lo que gestó la movilización y unificó a las organizaciones más allá de las afinidades políticas de cada uno. Hubo algunas señales del gobierno y esperamos que se puedan ir solucionando los conflictos. Desde la FUA apostamos a que va a pasar, porque hay una vocación del gobierno de solucionarlo y de acercar posiciones.

-¿Qué resultado tuvieron las clases al aire libre?

-El resultado fue positivo. Hubo unidad del movimiento estudiantil y del movimiento docente y me parece que fue un mensaje contundente al gobierno. Te repito, en lo personal creo que ellos están con los oídos abiertos. Esta movilización fue muy fuerte, me parece que se van a seguir tomando medidas en ese sentido. No hay que olvidarse que ayer (por el miércoles pasado) la UBA ya tuvo respuesta de algunas cosas o sea, el Ministerio de Educación ya giró la plata necesaria para que funcione la parte de hospitales de la universidad, algo que no se había hecho en los últimos 12 años. Sabemos que el Consejo Superior firmó ese dinero, sabemos que hay mejoras en la oferta paritaria. Somos optimistas con respecto a la resolución del conflicto. Las clases públicas son una decisión que toma el gremio docente,  insistiendo a los docentes para dar clases públicas. Los estudiantes acompañamos las movidas porque es una forma de visibilizar la protesta sin generar demasiados conflictos.

-¿Hubo reacciones contrarias a esa forma de manifestarse?

-No. El único caso negativo que hubo fue por parte de la Policía Metropolitana, creo. Me parece que fue en Filosofía y Letras. En el resto, no. Pero nosotros creemos que fue una jornada que se llevó adelante en paz y que va a llevar un mensaje contundente. Por eso creemos que se va a resolver el conflicto a la brevedad.


LUTVAK: “HAY UNIVERSIDADES EN LAS QUE PUEDEN CERRAR CARRERAS”

-¿Cómo resultó marchar todas las federaciones juntas?

-Creo que es más fácil marchar en conjunto cuando hay una gran cantidad de gente no militante. Entonces, las diferencias políticas quedaron en segundo lugar y quedaron por encima los reclamos que estamos teniendo.

-¿Cuáles fueron los partidos políticos que tuvieron más peso en la movilización?

-Había muchos partidos. Desde el radicalismo hasta el kirchnerismo. Estuvo Patria Grande y el FIT. Pero esta movilización no la protagonizaron los partidos políticos. Los que reunieron más personas fueron los gremios estudiantiles y docentes.

-Desde el punto de vista del estudiante, ¿de qué manera afecta la falta de presupuesto? ¿Cómo se evidencia?

-En el caso de la UBA, no se puedan dar más becas, se recorta presupuestario en investigación y de mantenimiento de laboratorios. Hay otras universidades donde es más grave y por cuestión de ahorrar luz se pueden llegar a cerrar turnos y carreras. Depende la universidad, el recorte puede llegar a tener consecuencias más graves.

-¿Qué resultado tuvieron las clases al aire libre?

-La mayoría de los lugares fueron en las puertas de las universidades. Otros tuvieron ideas más creativas, como estaciones de subte o de tren, con la idea de visibilizar el conflicto. Hubo mucha predisposición de los estudiantes, incluso en facultades que no suelen tener tanta movilización, como Derecho, Agronomía y Económicas.

-¿Hubo reacciones en contra de la forma de manifestarse?

-No, muy pocas. Esto superó las barreras políticas tradicionales que suele haber entre las agrupaciones. La verdad que hubo un apoyo muy grande. Algunos se mostraron más incómodos por el tipo de manifestación que se hizo, pero en general hubo un apoyo generalizado.

Leave a Comment


Your email address will not be published.