LA RETIRADA DEL VASCO OTHACEHÉ


Luego de gobernar el partido de Merlo durante un cuarto de siglo y bajo la conducción de diferentes referentes políticos, Raúl Alfredo Othacehé fue derrotado por Gustavo Menéndez en la interna del Frente Para la Victoria (FPV) y prepara el terreno para su salida.

Por Mailén Fox y Federico Spano

Menendez con SCIOLI

Como en el Éxodo Jujeño comandado por el General Manuel Belgrano para contener las invasiones realistas provenientes del Alto Perú en 1812, aunque con objetivos distintos, el futuro ex intendente de Merlo, “El Vasco” Don Raúl Othacehé, está aplicando una política de tierra arrasada en su municipio. Si bien en Merlo no hay cosecha que quemar, ya que representa el 0,1% de la actividad económica del Partido, sí hay maneras de complicar la avanzada del adversario: “Han creado más de 1.000 empleos que no existían en la municipalidad y han subido sueldos que aún no han publicado oficialmente para asfixiar económicamente al próximo intendente y ubicar a la gente que responde a Othacehé”, aseguró Gustavo Menéndez, el vencedor de Othacehè en las internas del Frente Para la Victoria, luego de compartir una jornada donde recorrió el distrito junto a el Premio Nobel de la Paz del 2014, Kailash Satyarthi. Después de 24 años de gestión, “tiene su mesa de poder con sus respectivas patas fijadas en la Justicia, la Policía, en sus patotas y en sectores políticos por fuera del FPV”, agregó Patricia Alvez, candidata a segunda concejal por Nuevo Encuentro en la victoriosa lista ‘Grande Merlo’.

ACTO Menendez

La retirada de Othacehé ejemplifica de forma paradigmática los vericuetos de las elecciones Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO). El asunto es así: el actual intendente perdió la interna el 9 de agosto y quedó inhabilitado para presentarse en las elecciones definitivas, por lo tanto, sus días a cargo del ejecutivo quedaron contados. Pero no son días, en realidad son meses: cuatro. Este tiempo se supone que, para alguien que mantuvo el poder total en su distrito durante un cuarto de siglo, resulta más que suficiente para generar los mecanismos necesarios que le permitan retener ese poder en estructuras como direcciones, subdirecciones y otros cargos que, si no tienen la potestad ejecutiva, cuentan con la capacidad para dificultar el accionar de quien la tenga.
“Se puede ver cómo están haciendo votar una batería de ordenanzas e intentando vaciar el erario municipal para complicar y comprometer al próximo gobierno”, advirtió Menéndez. Luego aclaró: “Esto es legal, aunque profundamente inmoral”. “Han creado instituciones como los juzgados de faltas -que ellos mismos habían hecho desaparecer- con una estructura inmensa administrativa y con sueldos muy altos“, denunció Patricia Alvez y continuó: “Tenemos confirmado que a partir de las elecciones se ha estirado la frecuencia con la que Cliba recoge los residuos del municipio con el único objetivo de irritar a la gente”. Además, se lamentó: “Es muy triste pensar que se puede ir y romper todo”.

MENENDEZ con SABBATELLA

Después de las elecciones primarias, según destacó Menéndez, si bien cesó la violencia física, no sucedió así con la institucional. Por su parte, el actual concejal por el espacio de Menéndez, Pablo Rendich agregó: “Hay un equipo de inteligencia que es un gabinete paralelo del gobierno de Othacehé, que hay que eliminarlo porque no se puede vivir investigando la vida de las personas y violando su intimidad.” Por eso en Merlo, la violencia institucional estructura el quehacer político y discursivo.
“El último sábado antes de las elecciones primarias del 9 de agosto dos militantes de la lista rival de Othacehé terminaron hospitalizados con varios cortes en la cabeza y un señor mayor, perteneciente al mismo espacio, terminó con toda la boca rota”, denunció Alvez. Esto motivó que tuvieran que parar y juntarse todos porque, aclaró, “no estaban dadas las condiciones para seguir militando en la calle”. Según trascendió en algunos medios, se trata de Nicolás Lemmos y Wilson Díaz. La denuncia detalla que los militantes fueron encerrados por dos vehículos, de los cuales bajaron 8 personas con armas y palos y los golpearon brutalmente, mientras que a otra militante, Micaela Ocampo, le robaron material de campaña y objetos personales. Luego del incidente que los medios zonales y provinciales recién publicaron llegada la noche, algunos dirigentes políticos realizaron un corte en la ruta 1 de Libertad, Merlo, que no trascendió. Ocurre que ni siquiera el multimedio Clarín cuenta con la publicación zonal que si tienen los distritos aledaños como Morón o Ituzaingó.

Mendendez

Además, según militantes del kirchnerismo local éste mismo hecho provocó que Martín Sabbatella, referente de Nuevo Encuentro (espacio al que pertenecían los agredidos), se comunicara con la presidenta Cristina Fernández de Kirchner para solicitar presencia de gendarmería en las calles los días previos y el día de las elecciones. “La presencia de gendarmería fue clave porque, por ejemplo, logramos, a diferencia de las elecciones anteriores de 2011 y 2013, que la policía no nos detuviera a ningún compañero”, celebró Alvez. Sin embargo, desde el Ministerio desmintieron que se trató de un operativo especial, sino que el despliegue respondió a una acción de rutina, pero las denuncias cruzadas entre el oficialismo y la oposición en el distrito alcanzaron exposición mediática.
El conurbano, ese territorio bonaerense compuesto por 24 municipios que en total suman el 37,01% del electorado nacional, arrojó un histórico resultado en las PASO: nueve municipios han elegido cambiar sus líderes comunales y han caído varios pesos pesado. Tres de ellos perdieron la interna dentro del FPV, el mencionado Raúl Othacehé en Merlo; Darío Giustozzi en Almirante Brown; y Mariano West en Moreno. Los tres suman, en total, más de 50 años de gestión aunque cabe destacar que el intendente de Almirante Brown solo gobernó 2 períodos. “El triunfo tuvo tanto eco porque los barones del conurbano son de las situaciones más incómodas para el proyecto”, explicó Alvez en referencia a Othacehé, quien se encuentra hoy imposibilitado de ser reelecto como candidato del FPV, luego de formar parte del menemismo, del duhaldismo, del rodríguez saaismo del 2001; e incluso tras saltar a la vereda del Frente Renovador para las elecciones del 2011 y volver cuando se dió cuenta que no le cerraban los números.
LA DIÁSPORA OTHACEISTA
Indagar acerca de cómo se conformó este frente electoral liderado por Grande Merlo con Gustavo Menéndez a la cabeza, frente que tiene pretensiones de convertirse en un espacio capaz de gobernar y encarnar el cambio en el distrito, implica necesariamente atender a contradicciones que entreveran lo local, lo provincial y lo nacional, pero donde la forma de hacer política de Othacehé lo impregna todo. “Si tenemos en cuenta que los candidatos del Pro, en Cambiemos, son una lista patrocinada por Othacehé con empleados suyos, y que la lista de Sergio Massa también está conformada por gente vinculada a Othacehé, queda expuesta esa cuestión psicótica de de hacer política queriendo intervenir en todos los partidos e infectando la democracia de adeptos suyos para no perder el poder”, denunció Rendich al respecto.
Conocido como “El Vasco”, Othacehé es un actor que define a los demás jugadores en un tablero cuyos resortes permanecen eternizados de su lado, o así fue hasta el momento. En este sentido, Gustavo Menéndez afirmó: “Estamos intentando desalambrar a Merlo. Intentando quitar las minas personales para que no exploten y alejar el miedo que nos ha mantenido paralizados durante tanto tiempo”. Pero no es tarea fácil, porque este modus operandis electoral, donde todos las boletas se erigen en función de su continuidad, no importa cual sea su candidato nacional, también se traduce en la vida cotidiana del distrito. Así lo denuncia Rendich: “Todos los estratos sociales, desde comerciantes, empresarios, profesionales, hasta aquellos que ejercen tareas solidarias y por propia voluntad, como puede ser desde formar parte de una organización o hasta participar en un club, se han visto contaminados por las decisiones políticas de presiones y de intentar cooptar hasta el último rincón de Merlo.”

What others say about : LA RETIRADA DEL VASCO OTHACEHÉ..


Leave a Comment


Your email address will not be published.