MANOCONTROL


Son pibes. Aunque algunos tengan más de 60 años. Se juntan a jugar a los autitos en Parque Chacabuco y, sábado por medio, compiten. No hay motores: todo se mueve a manocontrol, la tracción es la pasión de reconectarse con la actividad más entrañable de su infancia. Cuando compiten no es joda: hay reglas claras, una pista calculada milimétricamente, autos que pueden quedar descalificados si no cumplen las medidas establecidas y, al final, trofeos, podios y aplausos.

Por: César Aldama, Nicolás Blanco, Camila Chaia, Julia Muriel Dominzain, Ignacio Merlo y Martín Osorio

 

Leave a Comment


Your email address will not be published.