Inicio » Mauro Passarino y el accidente que le puso pausa a su carrera deportiva

Mauro Passarino y el accidente que le puso pausa a su carrera deportiva


Compartir

Un repaso por la historia del joven chaqueño, piloto de motocicletas, y el choque que lo privó de ganar en el Superbike de Brasil el año pasado.


El 27 de agosto del 2023 quedará grabado en la memoria de todos los amantes del motociclismo de la provincia del Chaco. Un día en el que el hijo pródigo de la ciudad de Resistencia hizo su presentación en la cuarta fecha del Superbike en tierras brasileñas y en la que era el máximo favorito a quedarse con la primera posición en 600 centímetros cúbicos, categoría en la que también fue el flamante campeón de la temporada 2022. 

Pero, esa tarde, en el circuito brasilero del estado de Paraná, ocurrió el imprevisto que debió sortear, para volver a la pista e intentar nuevamente ser campeón.

Luego de que en las anteriores tres carreras Mauro Passarino participara en 1000cc, volvió a competir en 600cc con una moto alternativa y comenzó el fin de semana girando a buen ritmo y marcando muy buenos tiempos. 

El primer día logró clasificar segundo y pudo llegar a la final ya adaptado a la nueva máquina. Esa rápida adaptación le permitió exigirse al máximo, tanto él como al motor de la moto y empezar a conducir con mayor confianza para ubicarse en la primera posición de la carrera. 

Sin embargo, cuando restaban pocas vueltas para llegar a la bandera a cuadros y lograr el objetivo, la moto derrapó y comenzó la triste historia para el chaqueño. “Fue un fin de semana en donde yo me encontraba en pleno reconocimiento del autódromo y de la moto. A eso había que agregarle que retomaba luego de unos meses en la categoría 600. Al no estar al día con la moto y no ser la máquina con la que actualmente competía, era como algo nuevo y debía adaptarme”, recordó Passarino. 

El accidente del piloto argentino no fue el único de ese día en el autódromo brasileño. Esa misma tarde en la final de la categoría 1000cc, el piloto local André Veríssimo cayó de su motocicleta, quedó tendido en la pista y Érico Veríssimo Rocha, piloto también oriundo de Brasil, no logró esquivar a su compatriota y lo impactó de lleno. Ambos competidores perdieron la vida, por las graves lesiones que sufrieron en ese accidente. 

https://lh7-us.googleusercontent.com/lKuNO5Bc-RmRuXaMJnqrbtikecI02tpOZQ_9r6n1qRqn0zYyKM4WNxWFNT0gmTNbzm6niNPRX9vXmQaCDWLZgnkDkT80_1tzK0QZ04kXdkatWk8VxJbYgoNcF2v9B2qDS5fCCGkhlVYtz_euQY5EJA

Más allá de todo lo que tuvo que sortear para readaptarse en los días anteriores a la gran final, Passarino logró poner la Yamaha en los primero lugares en la clasificación y luego de una muy buena largada se colocó primero en la carrera. Un gran comienzo que lo posicionó como líder desde el principio y lo hizo girar muy rápido con algún récord de vuelta incluido.

Fue así que cuando faltaban pocas vueltas para llegar a la meta el destino le jugó una mala pasada. La buena performance con la que venía durante el fin de semana hizo ilusionar a todo el equipo. Al respecto, el piloto relató: “La actuación y la adaptación que tuve durante el fin de semana hicieron que me sienta cómodo arriba de la moto. Entonces, la empecé a exigir al máximo y llevarla al límite”. 

https://lh7-us.googleusercontent.com/CVtv7aKzz5JxRg3iYDti6eKPfLSSqBRO1KPuXQDZWK4yt1vKHpsI2Ho-HoH0MG2GEcfl4rfXtHxLhBaQ37GgT2rBCGMDdJ_1QMR6ivzbX_W2Hm9-tQWX2Cuw5-eYkPHpiK4R6dvMauYUGQiZOoZSMg

“A raíz de esto, cuando iba puntero y a falta de tres o cuatro vueltas tuve un derrape incontrolable y así fue el accidente”, siguió Passarino. Nueve costillas comprometidas, una que perforó un pulmón; fractura en tres partes de una clavícula; y mismo panorama para el húmero aunque en dos partes quebrado. Este fue el diagnóstico que recibió en el hospital brasileño, lugar que se convirtió en su casa y desde donde gestó la recuperación por esos días.

Su papá, Federico, habló sobre lo acontecido y dijo que en el deporte que practica su hijo, los riesgos “están siempre” y que fue “difícil” acompañar, por más que él también fue piloto. “Uno se prepara siempre para acelerar y ganar, y no se tiene en cuenta, por la preparación que tiene uno, de ir siempre para adelante. Entonces no se analiza pero si se sabe que puede ocurrir. Y como padre es una preocupación muy grande. Hasta que los médicos no te dicen cómo está tenés muchas sensaciones diferentes. Es muy difícil la posición del padre en estas ocasiones”, declaró. 

Comenzó así otro capítulo en la historia de este piloto, que venía con una carrera deportiva que iba a tener que detenerse para recuperarse y comenzar de vuelta. Y fue así que nuevamente, como en la pista, tendría que ir al límite y comenzar con la recuperación. 

Por su cabeza, en ningún momento se cruzó la idea de retirarse del motociclismo, en su mente solo había lugar para pensar en la recuperación. Con el apoyo de la familia, de los amigos y de su novia solo había lugar para mentalizarse en la rehabilitación. 

Fueron meses de cirugías, estudios y tratamientos. A pesar del miedo y con el carácter que siempre se le ponderó arriba de la moto, el chaqueño aceleró a fondo hacia su recuperación.

Hoy, todo ese mal trago se convirtió en un mal recuerdo para Passarino, y en base a eso comentó: “La experiencia, los años y los desafíos te enseñan. Aprendés todo el tiempo y estos meses no fueron fáciles. Ahora a volver a hacer lo que me gusta poco a poco”. 

Después de meses de lucha que parecieron años, en el horizonte del futuro de este joven piloto se avecinan lindos momentos. Por estos días, el resistenciano ya se encuentra en Paraguay, a donde se dirigió para encarar la última etapa de su recuperación. Y luego partir a Brasil, pero en esta oportunidad viajará para subir a la moto, ese lugar donde es feliz y en donde sabe darle alegrías a la gente


ADEMÁS EN ETERDIGITAL:

La historia detrás del argentino más veloz

Adiós, Flaco de Ramallo: te vamos a extrañar  


Compartir

Agregar comentario

Clic acá para dejar un comentario