ME PARECE QUE HE VISTO UN LINDO PROYECTO


Para alguien que le gusta la música, pero no llevó ese gusto mas allá de la escucha, el nombre Fabián “Tweety” Gonzalez Amado puede no sonarle. Pero para alguien que llevó ese gusto más allá, sabe que ese tipo estuvo involucrado en algunos de los proyectos musicales más importantes que tiene la historia de nuestra música. Tocó y produjo para bandas y artistas de la talla de Soda Stereo, Fito Páez y Luis Alberto Spinetta. Hoy, aunque guarda contacto y sigue trabajando con los viejos conocidos, Tweety está más cerca de los nuevos artistas. Con su sello Twitin Records, pasa la mayor parte del tiempo produciendo artistas locales de cualquier tipo: electrónica, pop, rock, folclore y folk, entre otro estilos.
La idea de fundar Twitin Records arrancó con un proyecto que no se logró de manera sencilla. Tweety planificó grabar y producir el primer disco solista de Richard Coleman, ex miembro de Soda Stereo y Los 7 Delfines. Con mucho esfuerzo y plata de sus bolsillos se grabó Siberia Country Club (2011). Tardaron un año en conseguir quién lo edite y lo fabrique y la persona que hizo ese trabajo terminó quedándose con mas plata de la que debía. “Lo hicimos por el placer de grabar, pero eso me hizo reflexionar. Pensé: yo si quiero hacer esto no quiero volver a pasar por millones de trabas, es muy humillante que alguien no vea lo que vos ves”, cuenta.
Cuando el nuevo sello se empezó a proyectar apareció una oferta de la distribuidora Orchard para laburar en conjunto. A Tweety le gustan las estadísticas y la ventaja que tiene trabajar en formatos digitales, y eso es algo que Orchard maneja a la perfección. “Se sumó el hecho de que sea una plataforma digital con tener un control total de la obra. Y tengo esta necesidad de querer bancar algunos discos que me gustan y no quiero que tengan un destino que sea de shopping. No quiero salir a venderlos cada vez que termino”, dice.
Maximiliano Calvo

Maximiliano Calvo

Para entrar en el sello no hay ninguna modalidad ni proceso, como suele haber en las grandes compañías. Cada caso es específico y se estudia con mucho cuidado. El productor explica que lo que se fija en un artista, antes de ver el estilo, es que sea muy laburador. “No me sirven los artistas que esperan que yo les haga todo, porque eso es un modelo viejo de trabajo que no existe más ni en las compañías grandes”, agrega.
Como productor se encarga de cubrir muchos flancos y la manera de trabajar cambia según el artista. Entre todas las bandas que produce se encuentran dos artistas ubicados en dos extremos bastante opuestos. Por un lado, Audia Valdez que mezcla música electrónica con folk y trip hop. Y por otro, Maximiliano Calvo, un artista del palo del folk, más cercano a la música pop o de raíz. Para la primera, después de muchos años trabajando de manera independiente, fue un alivio poder coproducir con alguien. Audia maneja teclados y equipos de la misma manera que el productor, por lo que se manejan con mucha química a la hora de grabar. “Siempre fue buena onda conmigo y nos acercamos un poco más en la producción de mi último disco (Fotogramas, 2014). Así que cuando empecé con el nuevo, lo llamé desde el principio”, explica Audia y agrega: “Aunque lo mío es un proyecto independiente, con pocos recursos, él se re copó y se puso la camiseta. Es una especie de padrino para mí”.

Para Maxi Calvo, Tweety actúa muchas veces como un tío. “A veces me llama y me pregunta en qué ando y ahí le cuento y vemos si se puede encontrar algo piola para sacar”. La música de Maxi es, en comparación con la de Audia Valdez, más sencilla de ejecutar, pero no de crear. La esencia de su música no cambia si suena con una banda completa o sólo con su guitarra. Pero para llegar a ese resultado, está el productor. “A veces me pego unos viajes con la música en los que tiro ideas y quiero juntar muchas cosas y él lo que hace es guiar todo eso a buen puerto”, explica el músico. Al ser de Rosario y tener toda su familia lejos, Calvo explica que el productor lo resguarda y la de seguridad a la hora de mostrar sus canciones. “A veces uno se mete en recovecos muy extraños y todas las cosas que voy pensando, él las organiza un poco y logra sacar un buen fruto de mí. Es una buena compañía” comenta.

Audia Valdez

Audia Valdez

Por último, formar parte de Twitin Records lo ayudó a Calvo a grabar un material de mayor calidad. “Soy bastante vagabundo. No tengo dinero como para pagar un estudio groso. Podría haberlo hecho, pero no con la calidad con la que grabé”. Y sobre el vínculo que tiene con el productor, explica: “A veces siento que le quemo un poco la gorra al Tweety. Pero el me ve y me conoce, hemos creado una empatía, un código interno en el que cada vez que el loco me ve ya se ríe. Tenemos una gran relación”.
Uno de los motivos por los que el productor lleva adelante este proyecto es darle a la música el valor que se merece. Explica que si bien hay buenas bandas en la actualidad, hay tantas que se dificulta elegir qué escuchar, pero que también el público no sabe elegir bien y termina escuchando bandas de cumbia que hacen “covers mal hechos”. “Creo que los medios son bastante cómplices de eso, porque siguen hablando de artistas que tienen 40 años de carrera y a los nuevos no les dan bola o los ningunean”, agrega.

Leave a Comment


Your email address will not be published.