OFELIA FERNÁNDEZ: “SI NO TENÉS AGENCIA DE DECISIÓN EN EL PRESENTE, NO HAY MANERA DE DISPUTAR EL FUTURO”


La legisladora porteña por el Frente de Todxs conversó en exclusiva con ETER sobre los desafíos de la juventud hoy en día y las limitaciones y virtudes de las redes sociales en pandemia.

Por María Ampuero

Ofelia Fernández tiene 20 años, ocupa una banca en la Legislatura Porteña en representación del Frente de Todxs y, además de ser una referencia muy importante dentro del feminismo y para las nuevas generaciones, es la legisladora más joven de América Latina.

“Pregunta Ofe si la esperás un rato, que se fuma un puchito. Fue un día muy intenso”, desliza un asesor de prensa. Es jueves y la revista estadounidense Time la acaba de reconocer como una de las 10 líderes jóvenes más importantes a nivel internacional. Ofelia no para de atender incontables llamadas y responder mensajes desde el living de su casa, donde vive con su madre. “Debés sentir que es tu cumpleaños”, bromeo cuando nos encontramos a través de nuestras pantallas. “Eso dije todo el día”, contestó Ofelia riéndose.

Si tuvieras que describir en cinco palabras, como si fuera una foto, la situación actual ¿cuáles serían?

Colapso de los niveles de desigualdad. Es a lo que creo que hay que prestarle más atención.

¿Cómo ves el uso de las redes sociales, sobre todo en las juventudes, y la estrategia comunicacional de los sectores de la derecha? ¿Qué consecuencias pensás que pueden traer la virtualidad y la centralidad de las redes sociales en el activismo político?

Da mucha impotencia porque nuestros territorios de organización no son nuestras casas. Para mí es como una novedad estar todo el día acá. La contracara de esas casas son las calles, nuestros lugares de organización: universidades, escuelas, lugares de trabajo, barrios populares. Por otro lado, no me parece desdeñable la disputa de lo que pasa en las redes sociales. Intervengo y comunico mucho más en las redes sociales que en los medios de comunicación. Es un enlace entre las personas definitivamente. A mí me funciona darle bola al contenido político. Quizás hago un video selfie berreta con subtítulos, pero si lo que estás diciendo es parte de la cotidianeidad de la gente que lo escucha, tiene repercusión.

¿Qué rol ocupa la juventud en los procesos políticos actuales?

Uno fundamental. Hoy, en un momento de avanzada reaccionaria o conservadora, falta agenda propia. Si hay alguien que puede transformar y revertir estructuralmente estos problemas son los y las jóvenes. Que no nos hagan discutir derechos ya conquistados, sino los que vienen.

¿Qué le dirías a les pibis que están viviendo en este mundo pandémico, donde el futuro se ve jodido? ¿Por qué es importante su participación política?

Siento que ya lo saben. Creo firmemente que si no tenés agencia de decisión en el presente no hay manera de disputar el futuro. No es una construcción del destino que ya está preestablecida. Va a ser el resultado de nuestro grado de intervención en el presente. Siempre organizarse es el único camino a la transformación posible. No me puse una meta individual, emprendedora de llegar a la Legislatura. Jamás me lo hubiese imaginado. Creía realmente que éramos capaces de cambiar nuestra escuela (sonríe) y hacer que esa bandera sea el punto de contacto con las movilizaciones de nuestro pueblo. La militancia es una forma de vida, de comprender la realidad que te rodea. Hay que ser fuertes y potentes en los procesos colectivos de los que somos parte y esos procesos deben construir sus referencias de manera natural. Esas referencias serán, inevitablemente, lo suficientemente fuertes para tener que estar en los lugares de definición.

Referente de una nueva generación

Ofelia Fernández, legisladora porteña por el Frente de Todxs, fue reconocida por la revista estadounidense “Time” entre 10 referentes de las nuevas generaciones. El artículo de la revista sostuvo: “La legisladora más joven de América Latina está peleando para expandir los derechos de aborto”. En esa nota Ofelia recuerda los días de la discusión del proyecto de ley en el Senado y asegura: “Todo el proceso fue como una lección al aire libre de educación cívica”. Además, “Time” hizo referencia a los “trolls” que amedrentan a Ofelia. Con más de 500k seguidores en Instagram y Twitter, recibe todos los días comentarios de estas cuentas en su contra. “Soy las dos caras de la moneda. Las redes son el lugar donde me comunico con la gente que me banca, así como también es el espacio donde me defenestran y me inventan cosas a diario -declara Ofelia en conversación exclusiva con ETER- Lo que hago es intentar no darle tanta vuelta a la estrategia comunicacional. Me da un poco de cringe cuando arman algo que es muy estereotipadamente juvenil”.

Leave a Comment


Your email address will not be published.