RUSHER KING: “BUSCO SUPERARME EN CADA COSA QUE HAGO”


El músico santiagueño presenta su primer EP, Lado B, y repasa su carrera musical en esta entrevista que muestra su estilo extravagante y multifacético.

Por Lucía Ávalos

De Santiago del Estero a Buenos Aires hay 1049 kilómetros, pero para el cantante de “Cómo te explico” nunca fue un problema recorrer tanta distancia para encerrarse en un estudio de grabación. El 16 de julio Rusher King estrena su primer Ep llamado “Lado B”. El artista habló con ETER Digital sobre los inicios de su carrera.

Rusher King es diferente, según él, porque no tiene que fingir ser alguien que no es para vender su música. Es diferente porque a los cinco minutos de la conversación hizo sentir a su intercomunicadora que eran amigos de toda la vida. Es diferente porque cuando su imagen se queda congelada y su voz se deja de escuchar en la llamada, enchufa su teléfono y manda rápido un: “Boluda, se me apago el celular”.

Con los auriculares mal puestos y una sonrisa, luego de estar veinte minutos intentando conectarse nuevamente, dice que es un lio usar Zoom. Le da un sorbo a su taza, comenta que está tomando un café con su novia, pero una hora antes estuvo comiendo un sándwich de milanesa. Mira para un costado, seguramente buscando una sonrisa cómplice de Maria Becerra, su pareja actual, y vuelve a reír. “¿Qué me habías preguntado?”, pregunta acomodándose.

“Es difícil”, dice cuando habla sobre el ambiente artístico. Rusher, o Thomas, es de Santiago del Estero, tiene veinte años y desde los dieciséis que decidió que la música era el camino que debía seguir. Hace cuatro años era un adolescente más que jugaba al Counter Strike y escuchaba Eminem. Sus amigos lo llevaron a meterse al mundo del freestyle. Primero fue a competencias, después empezó a componer.

¿Qué te genera la música?

Me da paz, puedo ser yo completamente.

Las competencias de freestyle se hicieron algo regular para él. “Mis viejos me decían que deje de hinchar los huevos con todo eso. Lo que pasa es que ahí los pibes fuman, hay gente de calle y ese ambiente a mis viejos no les copaba”, cuenta Rusher respecto a sus primeros pasos en las batallas, “Pero me apoyan en todo. Mi mamá me comenta todas las canciones, me contesta todas las historias de Instagram”.

Rusher no dice “para”, dice pa’. No se queda quieto entre pregunta y pregunta, pero los ojos se le iluminan cuando empieza a contar la primera vez que vino a Buenos Aires. Ahorró y sus papás lo ayudaron dándole algo de plata. Se metió en un micro con tres amigos y vino para grabar la canción Playa. Así, sin tantas vueltas, con un par de pesos en el bolsillo. “Me daba miedo porque no sabía que iba a pasar”, dice.

¿Qué pensaste cuando llegaste a Buenos Aires?

Vi la autopista y dije: “Wacho, yo quiero vivir acá. Quiero hacer música acá”

Con dieciocho años se quedó en un hostel de mala muerte cerca del obelisco y terminó durmiendo en el sótano de la peluquería donde grabó el videoclip de su canción porque ya no tenía plata. “Estaban las intenciones, yo sabía que todo iba a salir a flote”, dice dándole otra sorbo a la taza de café que de vez en cuando agarra. Y tenía razón, todo salió a flote.

Volvió a Santiago del Estero. Ya estaba grabando un tema nuevo en su computadora, como hacía todo el tiempo. Un mensaje lo interrumpió. Por esas casualidades de la vida Luguez, quien había dirigido el video de Playa, trabajaba con un sello discográfico y le había mostrado al dueño la canción. “Yo estaba en la compu y de repente me llego ese mensaje. Me ofrecieron venir a probarme y ver qué onda. Fue una posibilidad increíble, ningún pibe de mi provincia había tenido esa chance”, dice y agrega: “Me venía esforzando mucho hacía dos años ya y estaba teniendo la oportunidad”. En ese momento no lo pensó dos veces, le contó a su mamá y lloró a su lado asumiendo que su esfuerzo había valido la pena. 

¿Cómo fue al principio?

Tenía incertidumbre. Al principio no tenía mucha repercusión. No me estaba yendo bien. Era seguir confiando y apostando por lo que me gustaba. Estuve desmotivado, yo me desmotivo por cualquier cosa, pero a la vez soy muy positivo y sabía que todo iba a estar bien.

¿”Ya no me extrañas” rompió todo no?

¡Sí!, ese tema para mí siempre fue muy especial. Lo escribí en un momento medio difícil de mi vida, me marcó mucho. Tuve la posibilidad de grabar el remix con Luck Ra que es un artista que admiro y se formó algo re lindo.

“Ya no me extrañas” tiene tres millones de reproducciones. En Twitter muchas personas ponían frases de la canción, en Instagram muchos recomendaban que escuchen al “nuevo” artista. El streamer y youtuber Coscu reaccionó a la canción dándole aún más alcance. “No sé si fue un antes y un después”, dice Rusher, “Yo busco superarme en cada cosa que hago, pero siempre voy a recordar ese momento. Me hablaron muchos artistas grosos para felicitarme por lo que transmite la canción”

La mayoría de las canciones de Rusher son románticas, pero él todavía no puede definir cuál es su género musical. ¿Hace rap, trap, lo-fi?, ni él sabe bien. Le gusta ir saltando de género en género para demostrar que tiene versatilidad. Puede hacer un reggaetón y a la vez hacerte sentir el dolor que él mismo pasó por la pérdida de un amor. “Es un flash”, dice cuando empieza a hablar sobre el anuncio del EP que hizo por Twitter un día antes de la entrevista. “En la computadora y el celular tengo cien temas o más, pero soy muy perfeccionista”.

¿Por qué no sacaste un EP antes?

Porque estuve descubriéndome a mí mismo, explorando mi faceta artística. Ya tengo los temas, son cuatro. Van a ser todos producidos por distintos productores, cada uno va a tener un sonido diferente. Puedo sonar de distintas formas y quiero demostrarlo.

Rusher se vuelve a acomodar en el sillón. Sonríe todo el tiempo. Transmite una vibra de buena onda. Dice “Boluda” cada dos palabras y hace que todo se sienta como una conversación de media tarde con un amigo. Por un momento no parece ser alguien con más de 400.000 seguidores en Instagram y cuántas de fans por todos lados, pero él no se olvida. Dice que al principio sus amigos lo cargaban, que se fijaban todo el tiempo que subían las cuentas fandom.

¿Cómo es tener cuantas fandom?

Es hermoso. Me muestran están ahí y que siempre van a estar. Puedo estar mal o bien, pero ellos están apoyándome. Para mi es lo más lindo que hay. Estoy todo el tiempo mirando que hacen, lo que suben, las fotos, todo. Contesto sus mensajes siempre. Es lo mínimo que puedo hacer por la gente que me apoya.

Rusher ya no compite tanto en las batallas de rap. Si va a Santiago del Estero sí, pero solo para estar con sus amigos. Le gusta eso, lo simple, estar con sus amigos tirando freestyle y tomando una gaseosa, hablar con su familia todo el tiempo por el celular. Es triste, y él lo repite tres veces cuando cuenta que hace siete meses que no va a su provincia porque la cuarentena lo agarró en Buenos Aires.

¿Por qué crees que la gente te escucha?

Porque soy distinto

¿Qué te haces distinto?

La forma en la que quiero transmitir las cosas, por como escribo, por como las canto. Creo que hoy en día, por lo menos en Argentina, estoy haciendo algo distinto a lo que está sonando. Estoy haciendo algo más personal. No sé cómo definirlo, pero se a dónde estoy apuntando.

Son las siete de la tarde, el Sol ya se fue y seguramente Rusher tiene ganas de buscar algún type beat de los que usa para componer. ¿Cómo compone? así: busca una pista en youtube y suelta todo. Listo, deja fluir.

¿Qué consejo le darías a los pibes que quieren empezar en la música?

Que sean ellos mismos. Cuesta porque hay muchos artistas y los pibes quieren hacer lo que otros hacen. Por ahí hay pibitos que son inocentes y no entienden por dónde viene la mano. Viven bien, en sus casas, con sus papás y empiezan a crearse esa imagen de: estoy de party, tengo mil minas, vendo droga. Eso los desvía del camino que es contar lo que vivís, lo que sentís. A Veces me dicen que se inspiran en lo que hago para hacer música, en contar lo que les pasa.

¿Si?

Si. Eso me llena de orgullo porque todo empezó en mi habitación y está generando cosas buenas.

La charla ya lleva una hora y media. Viendo a Rusher así, con un buzo y tomando café, no lo diferencias de los miles de adolescentes que viven en capital. Es el pibe del Norte que tuvo una oportunidad, va que busco tener una oportunidad. Que saco un tema con Oscu y ya superaron el medio millón de visitas en Youtube. Es el pibe que le escribió una canción a su novia en Perú a los dos meses de conocerla porque la extrañaba. Es el pibe que decidió volver a hacer música independiente sin una discográfica detrás. Es el pibe que tiene cuentas fandoms y graba historias para Instagram a cada rato. ¿Quién es Rusher King? un artista que invirtió y luchó por sus sueños, que está haciendo música todo el tiempo y ese que dice que le mande mensajes al Instagram si hay alguna pregunta más porque no tiene nada que hacer por la cuarentena.

Leave a Comment


Your email address will not be published.