UN SUEÑO, UNA REALIDAD


Cada vez son más las personas que utilizan plataformas web para financiar de forma colectiva sus ideas y proyectos. Los colaboradores suelen ser anónimos y ninguna parte corre riesgos económicos dado que si no se logra reunir el dinero pretendido, la transacción no se realiza.

Por Nadir Cannolo (@Cano_arg), María Dellavalle, Víctor Doat (@VictorDoat), Natalia Konradi (@NatalyKonrad) y Julieta Mosqueira (@J_Mosqueira)

Los proyectos más variados se hacen realidad gracias a la creación de páginas web que permiten a los emprendedores financiar sus ideas colectivamente (crowdfunding), ya sea a través de dinero o recursos. La imaginación puede llevarse a la realidad a través de estas plataformas, desde filmar una película, grabar un disco, reformar escuelas, o realizar viajes a zonas carenciadas con fines benéficos.Cada vez son más los emprendedores que utilizan Internet para conseguir financiamiento, dado que es una forma práctica y no tiene riesgos monetarios. “La repercusión que tuve fue genial porque me difundieron en varios medios y ya recaudé el 40% de lo que estoy solicitando”, afirmó Iván Kerner, que postuló un proyecto en la página http://idea.me, uno de los 20 principales sitios nacionales de financiamiento colectivo. Si completa el monto que necesita, viajará durante un año por cuatro continentes y brindará talleres libres y gratuitos de literatura, música, teatro y fotografía. La propuesta fue con un fin personal y Kerner aseguró que una vez finalizada su travesía subirá fotos y videos para que los colaboradores puedan ver la experiencia.

Foto_1

Los proyectos e ideas no podrían realizarse sin el apoyo de los donantes

El crowdfunding es un procedimiento sencillo donde propuestas tanto personales como comunitarias pueden concretarse. Las ideas se publican en forma gratuita en los sitios de financiamiento donde deben detallarse el emprendimiento a realizar, la cantidad de dinero necesaria e información que convierta a la propuesta tentadora para todos los usuarios dispuestos a colaborar. El plazo máximo de publicación es de dos meses. A cambio, los colaboradores reciben beneficios tales como descuentos en locales y reconocimiento por haber sido participes de cumplir el proyecto planteado. Todas las propuestas deben estar totalmente financiadas antes de que se acabe el tiempo máximo. En caso que no se logre recaudar el total del dinero, los pagos no se hacen efectivos.

En Argentina, el financiamiento colectivo está en su máximo esplendor. Esta tendencia de que emprendedores y artistas logren llevar adelante sus proyectos a través de la inversión de miles de seguidores comenzó en Estados Unidos y llegó a nuestro país el año pasado. Con el boom de las redes sociales se facilitó la viralización de diversos proyectos, lo que hace posible que usuarios de todo el mundo puedan conectarse en tiempo real y aportar recursos. Existen alrededor de veinte sitios nacionales de crowdfunding, entre los que se destacan  http://idea.me.com, http://proyectanos.com, http://indiegogo.com, http://panaldeideas.com, http://crowdfundinglapeli.com.ar y http://universocrowdfunding.com.

Si bien algunas plataformas se dedican específicamente a fines comunitarios, como ayuda médica, dinero para tratamientos y cuestiones relacionadas con la solidaridad, existen otros que le dan espacio a proyectos creativos, como por ejemplo la publicación de un libro, la realización de películas o la grabación de un disco. En el caso de los emprendimientos con fines creativos, el artista entra en contacto directo con el público interesado en colaborar, lo que aporta un mayor atractivo para potenciales financistas.

Uno de los sitios más importantes de Argentina y América Latina es  Idea.me. Su responsable de Alianzas y Comunicaciones en nuestro país, Virginia Muñoz, sostiene que “a nivel latinoamericano, Idea.me recibe el financiamiento de más de 100 mil personas para que más de 300 proyectos sean exitosos”. Además, Muñoz sostiene que para que los proyectos puedan estar en la portada del sitio para recibir así mayor difusión “deberán alcanzar el 10% de financiación”. Esta condición se impuso dado que anteriormente la popularidad de este sistema generó que más personas propongan ideas y los abandonen a corto plazo. “Muchos los dejan porque no se meten de lleno en difundir su idea, pero aquellos proyectos que superan el 10%, tienen un 50 por ciento de éxito”,  argumenta y sostiene que el crowdfunding “ya no es una palabra rara, porque se fue haciendo conocido y ya son pocos los que desconocen de qué se trata”.

foto_2

La plataforma Idea.me está aliada con empresas como HP y Movistar, e instituciones como la Universidad de Cine y el Centro de Innovación, Emprendimiento y Tecnología.

Los que más utilizan este medio para poner en marcha sus ideas coinciden en que es muy positivo para todo tipo de proyecto independiente. El uruguayo Jack Syzard, radicado en Argentina, director artístico y coreógrafo de la compañía Novus Corpus, logró financiar este año un proyecto experimental que planeaba desde 2007 en el que busca converger diferentes disciplinas artísticas como danzas, artes plásticas, tecnología y artes visuales. “La propuesta está encauzada hacia tendencias postmodernas inspirado en los patrones estéticos y filosóficos de la Antigüedad clásica Y lo contemporáneo”, explica Syzard a través del sitio web http://alternativateatral.com.  El artista  logró que su obra, Novus Corpus, sea financiada a través de Idea.me.

El cambio de era fue el motor principal para que estos mecanismos de financiamiento se pusieran en marcha. La revolución digital abrió las puertas para que miles de personas que no quieren tomar riesgos económicos a la hora de invertir en una idea -ya sea pequeña, grande, personal o comunitaria- puedan desarrollarla sin que corra peligro su bolsillo. “El crowdfunding es una experiencia muy interesante, desde muchos aspectos. La posibilidad de armar un proyecto sin el capital inicial necesario, sin las ataduras a las condiciones de mercado para financiar un proyecto, encuentra en esta herramienta una salida posible: la posibilidad de cooperar con proyectos en los que no se puede participar directamente pero resultan atractivos, necesarios e interesantes es muy gratificante también”, afirma la licenciada en Economía Carolina Zanino, y agrega que esta metodología de financiamiento “abre una puerta a estas experiencias de asociación en torno a un proyecto colectivo, que desafía las reglas de la competencia, el mercado, y las entidades financieras.”

————

AD HONOREM

Son muchas las páginas que utilizan Internet para lograr sus objetivos. El sitio http://change.org promueve la idea de ayuda directa de los usuarios pero, en este caso, lo que se pide no es la participación económica, sino una firma. Una vez creada la petición, se difunde por las redes sociales para lograr la mayor cantidad de firmas. Paulina Zanoni, bajo el título “Por una canasta básica de útiles escolares”, logró juntar 4.926 firmas en su propuesta. Una vez que logró su objetivo, expresó su alegría afirmando que “por fin, el gobierno decidió trabajar con la Cámara de Útiles y sacar una Canasta Básica”. Santiago Zeni logró que retiren los contenedores de basura de las bicisendas en la Cuidad de Buenos Aires. La propuesta fue dirigida al Secretario de Transporte de la Ciudad de Buenos Aires, Guillermo Dietrich, quien aprobó la idea luego de haber recibido 2.506 firmas. Zeni sostuvo: “Es muy peligroso para los ciclistas tener que salirse de la bicisenda y enfrentar el tráfico que viene en contra; por un lado, es una contradicción que sea la misma ciudad la que impulsa el uso de la bicicleta y por el otro impida su uso y ponga en peligro a todos nosotros”. El portal http://change.org se proclama como “la plataforma de peticiones más utilizada del mundo”. Actualmente en esta página se están tratando proyectos como prohibir la caza de animales en Mendoza, anular el límite de edad para el otorgamiento de becas en el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET) y la implementación de colectivos con acceso para personas con discapacidad motriz o con movilidad reducida en Córdoba.

Leave a Comment


Your email address will not be published.