UNA CARRERA POR LA MEMORIA


Se realizó otra edición de la competencia que recuerda a Miguel Benancio Sánchez, un atleta argentino desaparecido en 1978. Con un clima diferente al de las pruebas tradicionales, el objetivo de bajar los tiempos se cambió por otro: mantener vivo el recuerdo de las víctimas de la última dictadura.

Por Cesar Aldama

El domingo se realizó una nueva edición de la Carrera de Miguel, la competencia que desde 2001 recuerda cada año al atleta Miguel Benancio Sánchez, detenido desaparecido en 1978.

Miguel Sánchez, un futbolista devenido en atleta de fondo, había representado a Argentina en la tradicional prueba San Silvestre en San Pablo (Brasil), en tres oportunidades. En la Gazeta de Sao Paulo, en 1977, publicaron un poema de su autoría:

Para vos atleta

para vos que sabés del frío, de calor,

de triunfos y derrotas

para vos que tenés el cuerpo sano

el alma ancha y el corazón grande.

Al regreso de su participación en San Silvestre y a raíz de su militancia política en una unidad básica de Berazategui, su lugar de residencia, fue secuestrado el 8 de enero de 1978 a los 25 años. Continúa desaparecido.

Nota 3

Los corredores, todos los con las remeras de la competencia, se concentraron cerca de las 8 en las puertas del Centro Nacional de Alto Rendimiento Deportivo (CENARD), en Miguel Sánchez y Padre Canavery, Núñez. Desde allí partieron dos circuitos: uno participativo de cuatro kilómetros y otro competitivo de ocho kilómetros.

En las carreras organizadas por las grandes marcas tienen la pura competitividad deportiva. Todos, tanto los que tienen espíritu profesional o más amateur, buscan una marca personal que les permita superarse y conseguir nuevas marcas. Pero la Carrera de Miguel excede ampliamente los criterios atléticos: es un evento destinado a recordar a un militante social que sufrió la violencia del terrorismo de estado y el resultado de la competencia pasa a casi a ser una anécdota.

Múltiples colectivos atléticos de diferentes localidades transitaron la calle Miguel Sánchez frente al CENARD. El Correcaminos, un participante de avanzada edad que lleva una vincha que tiene el escudo argentino, enarbolaba un cartel: “Nuestros desaparecidos vencieron a la muerte”. El personaje, ya conocido por participar de varias movilizaciones, es de una familia de la aristocracia salteña y hace algunos años decidió acercarse a la militancia popular, “pero sin ser cooptado por ningún partido”, asegura el Correcaminos.  “Todos estamos acá por Miguel Sánchez y los 30.000 desaparecidos” aclara otro de los que se acercó al CENARD.

Tras la prueba, la hermana del recordado atleta, Elvira Sánchez, se dirigió  a los corredores para agradecer la presencia y recordó afectuosamente a quienes desde los orígenes de la competencia la difunden, comentan y multiplican a lo largo de todo el país.

La Carrera de Miguel, realizada cada año desde 2000, tuvo sus inicios por el homenaje que un periodista italiano Valerio Piccioni quiso tributarle al atleta desaparecido luego de conocer su historia y escribir un libro sobre su vida. La prueba original comenzó corriéndose por las calles de Roma en 2001 y fue denominada la “Corsa di Miguel”. En distintas ediciones participaron atletas de fama internacional, como el cubano Javier Sotomayor, récord mundial de salto en alto. Desde aquellos años, se repiten las competencias en distintas ciudades de Argentina difundiendo el ideal de Memoria, Verdad y Justicia.

What others say about : UNA CARRERA POR LA MEMORIA..


Leave a Comment


Your email address will not be published.