VOLVER CON LA FRENTE EN ALTO


La escena musical porteña en la actualidad está atravesada por una cantidad inagotable de géneros y estilos, pero si hay uno que de verdad representa su historia es el tango. En todos los barrios de la ciudad, en mayor o en menor medida, todavía se puede respirar parte de la esencia de este género, que si bien en un momento pareció perecer, hoy se encuentra resurgiendo y no como un atractivo armado para el turismo, sino como parte importante de la expresión popular de un pueblo que tiene mucho para decir y que siempre encontró en el tango un gran aliado.
No importa qué día de la semana sea, por las noches el Abasto se llena de tango en sus esquinas. El Catulo Tango, bar El Progreso y el Club Atlético Fernández Fierro son solo algunos de los lugares que ofrece el barrio a los transeúntes que lo recorren en busca del 2×4. Todos tienen una estética parecida, una capacidad de entre 70 y 100 personas, un precio que oscila los $ 150 por cabeza y adentro, en cada uno de ellos, se repite una misma escena: luz tenue, humo y mesas de frente a un escenario que los hace aguardar expectantes la salida de aquellos artistas que eligieron seguir el legado de un género que tiene más de cien años de historia. Ya no se trata de las clásicas pulperías, en parte también porque el tango no es el mismo que aquel de mitad de siglo pasado.image

Los peinados con gomina, los trajes impecables y muchas de las expresiones de la jerga que fueron parte fundamental en la estética arrabalera del ’50 ya no están presentes. El tango se va adaptando a los tiempos que corren, a la juventud; y la juventud a su vez se va adaptando al tango, porque en gran parte es ella la nueva abanderada del género. El tango supo correrse del prejuicio de que es una música “para viejos” y en parte es por eso que en los escenarios se ven cada vez más músicos menores de 30 años, vestidos con una impronta casi rockera interpretando los clásicos más notables de éste estilo.
“La influencia del rock en el tango se da de manera inevitable, en parte porque los orígenes y las realidades sociales que describen son las mismas. Si vos agarrás una canción de tango y la hacés en rock o al revés vas a ver que casi siempre suenan bien. No solo por la parte musical si no porque el mensaje que están transmitiendo es el mismo”, dice Germán Schiavinato, guitarrista de Los Prescindibles, una banda joven compuesta por todos músicos menores de 25 años que en su propuesta musical mezclan el tango con diversos géneros. En esta etapa todavía fundacional de la banda tocan cada 15 a 20 días principalmente por el barrio de Paternal y alrededores.
No es casualidad que este fenomeno tenga su epicentro en las zonas de Almagro, Boedo y del Abasto. Muchos de los artistas más importantes del tango han vivido y le cantaron varias de sus canciones más notables a esos barrios. Carlos Gardel, Homero Manzi o Aníbal Troilo son algunos de los nombres que uno casi de manera obligatoria evoca al referirse a estos barrios. Muchos de los nuevos artistas son gente que también se ha criado allí, rodeados de murales, estatuas y esquinas alusivas a estos referentes y algo los impulsó a seguir sus pasos. Sin embargo a la hora de nombrar el motivo fundamental por el cual se han decidido volcar al tango casi siempre la respuesta es la misma “por mi viejo”.

sydney-town-hall2

El tango se ha transmitido de generación en generación de una forma comparable en algún punto a la manera en la que se transmite la pasión por un club de fútbol. “La cultura resiste porque es algo genuino, que no se guía ni por la plata ni por la política, por eso en parte es que se mantiene de pie”, asegura Yuri Venturín, contrabajista de la Orquesta Típica Fernandez Fierro, uno de los abanderados y más convocantes grupos del resurgir tanguero, a la hora de referirse a este fenomeno.
“Otro de los fenomenos a los cuales es atribuible este momento del under tanguero es que muchas de las bandas nuevas han dejado de ser ortodoxas con los origenes del género. Por eso al entremezclarse con otros estilos musicales no suena tan ajeno al oido de un pibe que jamás escuchó tango y se curtió toda la vida en el palo del rock, la cumbia o lo que sea”, dice Schiavinato, de Los Prescindibles. Respecto de esta mezcla de géneros que se produce en el tango con aquello que mucha gente denomina “Tango Fusión”, Yuri Venturín aclara que no son la misma cosa: “Hay mucha gente que se confunde, se pueden notar influencias de otros géneros a veces porque uno escucha muchas cosas y las asimila, se nutre de ellas y eso a veces se termina viendo reflejado en las canciones pero el tango es uno sólo; nosotros hacemos hacemos tango, nuestro tango”.

01-tango

Si bien esta nueva versión del “under tanguero” llevado adelante por jóvenes que vienen de otros estilos y lo re-versionan todavía no se ha vuelto algo del todo masivo, muchos de los encargados de los locales en donde se presentan las bandas coinciden en que cada vez hay más personas interesadas en tocar y que el público se va renovando y diciendo presente semana a semana.

Leave a Comment


Your email address will not be published.