¿LA QUINTA, LA VENCIDA?: UNA VIDA DE LUCHA POR LA PAZ

El sábado 26 de noviembre, cuando en Zagreb se juegue el dobles de la final de la Davis, Adolfo Pérez Esquivel celebrará su 85º cumpleaños. El escultor y profesor de arte fundó, en 1973, el periódico Paz y Justicia y pronto se convirtió en un líder del movimiento pacifista y defensor de los derechos humanos en Latinoamérica. Además, en época de Dictadura fue encarcelado sin proceso judicial previo. Pero el Gobierno argentino tuvo que excarcelarlo en 1978, tras estar privado de su libertad durante un año. En 1980 se lo reconoció con el Premio Nobel de la Paz a partir de su lucha a favor de los pobres y de la no violencia. Al poco tiempo se lo nombró miembro de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos (APDH). En la actualidad sigue siendo activista y demostró su preocupación por el difícil momento que están pasando los argentinos.
-¿Cómo ve la situación actual del país?
-Es muy compleja, hay cosas que el Gobierno tiene que regular porque el costo social es altísimo. Es decir, se privilegió el capital financiero sobre la vida del pueblo. Benefició un sector económico y se olvidó del compromiso comunitario. Por otra parte, hay una fuerte repercusión en la política exterior argentina debido a Milagro Sala, una presa política que esta privada de su libertad antes de ser juzgada. Y una de las cosas que más me alarma es que hay una oposición frágil y que en este momento, no tiene la fuerza para poder criticar.
-¿Qué piensa de “la grieta”?
-No me gustan las palabritas que se usan para cubrir otras cosas. Las dificultades económicas del país ya se venían dando desde antes, junto con el mal manejo de los recursos. Hay responsabilidades en varias partes. Mauricio Macri no tiene oposición con fuerza y el peronismo está muy dividido. Es muy preocupante todo esto.
-El mundo está en guerra y hay mucha gente que tuvo que exiliarse de su país, ¿Qué postura toma usted?
-Estas guerras las provocaron la OTAN y Estados Unidos. Además ningún país quiere recibir a los refugiados y hubo más de 10.000 muertos en el mediterráneo. Con respecto a esas personas, me parece bien que se les abran las puertas de nuestra nación. En la región cordillerana hay una comunidad siria muy grande y muchos parientes están llegando desde allá. El Gobierno debe tomar una medida de apoyo hacia los refugiados. Además, Argentina tiene una población de inmigrantes muy importante. Y Para los países que exigen una Visa a los argentinos, hay que exigírselas también a ellos, tiene que ser algo reciproco.
-¿Está de acuerdo con la decisión que tomó el Papa de no venir a Argentina cuando quizás podía unir a los ciudadanos?
-Él va a venir cuando tenga ciertas propuestas claras y con indicadores socioeconómicos, políticos y tranquilidad social. Lo único que puede hacer ahora es mandar mensajes a los argentinos. El Papa sigue muy de cerca todo lo que está pasando en el país, pero por el momento, solo puede apoyar y buscar algunos consensos sociales.

¿LA QUINTA, LA VENCIDA?: ¿LO CIERRA EL YACARÉ?

Luego de un 2015 sufrido en cuanto a las lesiones, Leonardo Mayer aseguró que esta temporada se siente muy cómodo y que empezó a levantar su nivel. Y sueña con que Daniel Orsanic lo tenga en cuenta porque “la Copa Davis es muy linda”. A siete años de su debut en esta competición, Mayer afirmó: “La espero muchísimo. Siempre les dije a mis más cercanos que quería jugar la final de la Copa Davis. No sé si soy copero, como dicen, pero disfruto este torneo. Me encanta. Y lo hago mejor que en ATP, no sé por qué”, reconoció.
Abordando el tema de la unidad del equipo en una instancia tan decisiva, afirmó que entre los miembros hay una muy buena relación, que son muy compañeros en el circuito. “En este equipo nadie da un paso adelante por demás, ninguno de ellos dice ‘Yo tengo que jugar porque soy el mejor’. La unión es la clave de este equipo, las ganas de ganar la Copa; nadie se enoja si no juega. Eso hace que el grupo se fortalezca mucho”.
Sobre las sensaciones que le generan vestir la albiceleste declaró que es muy lindo jugar para Argentina, en un deporte tan individualista. “Defender la bandera y los colores de mi país le dan un gusto único”, afirmó quien logró los puntos clave para cerrar la serie de primera ronda ante Polonia y las semifinales ante Gran Bretaña.

¿LA QUINTA, LA VENCIDA?: EL CAMINO A ZAGREB

Argentina jugará la quinta final de la competición más importante de tenis a nivel de naciones. Tras caer en 1981, 2006, 2008 y 2011, en esta nueva edición del certamen, Argentina espera coronarse por primera vez esta temporada.
La Legión se enfrentó en primera ronda a Polonia, en Gdańsk, en el primer fin de semana de marzo. El bahiense Guido Pella abrió la serie imponiéndose en tres parciales a Michal Przysienzny y Leonardo Mayer superó por idéntico margen a Hubert Hurkacz. En la segunda jornada fue el turno de la dupla integrada por Carlos Berlocq y Renzo Olivos quienes cayeron en sets corridos ante Lukasz Kubot y Marcin Matkowski. El cuarto punto lo disputaron Mayer y Przsienzny y el correntino cerró la serie con una victoria en cuatro chicos; la derrota de Renzo Olivo ante Hurkacz fue un formulismo.
Entre el 15 y 17 de julio se disputaron los cuartos de final ante Italia, que venía de vencer con un rotundo 5-0 a Suiza. Federico Delbonis abrió con una victoria ante Andreas Seppi en cuatro disputados sets. En el siguiente partido, atrasado al sábado por lluvia, Juan Mónaco no pudo con Fabio Fognini que se impuso por un contundente 6-1, 6-1 y 7-5. La dupla compuesta por Juan Martín del Potro y Guido Pella se las vio con Paolo Lorenzi y Marco Cecchinatto; el triunfo llegó tras ganar el quinto por 6-4. Delbonis abrochó la serie tras imponerse a Fognini en cuatro sets, tras batallar 3h34m.
Por semifinales, Argentina debía visitar a la poderosa Gran Bretaña, quien fue local en Glasgow, tierra natal de su máxima figura, Andy Murray, quien perdió en cinco sets ante Del Potro en el primer match. En el siguiente enfrentamiento, Pella sumó el segundo punto tras superar a Kyle Edmund por 6-7, 6-4, 6-3 y 6-2. Murray, con su hermano Jamie, descontó para los locales al quedarse con el dobles ante Del Potro y Mayer. Y sería quien llegó al Nº 1 del ranking esta temporada el que igualaría la serie tras derrotar a Guido Pella en tres sets. Mayer y Daniel Evans debieron decidir el pase a la final; el Yacaré logró vencer por 4-6, 6-3, 6-2 y 6-4 para acceder a la definición del torneo.
Entre el viernes 25 y el domingo 27, en el Arena Zagreb espera Croacia, que viene de vencer como visitante a Bélgica (3-2) y Estados Unidos (3-2) y, en su país, a Francia en semis (3-2). Con los antecedentes de haber ganado en los tres duelos previos (3-2 en 2002 y 2006; 4-1 en 2012, siempre por cuartos de final), el capitán Daniel Orsanic citó a los mismos que vencieron a Gran Bretaña. Los balcánicos confían en la potencia de Marin Cilic e Ivo Karlovic en los individuales y la experticia de Ivan Dodig en el dobles.

Categoría - COPA DAVIS