“CERA X TI, CERA X TI”


A tres años del accidente cerebrovascular de Gustavo Cerati, sus fans se siguen congregando en festivales para darle fuerza en este difìcil momento. El 7 de noviembre fueron al Parque Centenario a escuchar la música de su ídolo y transmitirle energía de su deseo para que despierte.

SERÁ POR UNA FAN MÁS

“A GUSTAVO LO ESTOY ACOMPAÑANDO DESDE EL PRIMER DÍA QUE LLEGÓ DE CARACAS”

“FLASHEO MUCHO CON LA MÚSICA DE GUSTAVO”

Por Gonzalo Albornoz  (@gonzalo_alb) y Agustina Arredondo (@AgustinaArredo3)

La lluvia del jueves 7 de noviembre había puesto en duda esta misa musical en homenaje al músico argentino y ex lìder de Soda Stéreo, Gustavo Cerati, pero al día siguiente, un sol brillante iluminó la Ciudad de Buenos Aires; barrió las nubes grises que amenazaban con otra tormenta y secó por completo los asientos del anfiteatro Eva Perón del Parque Centenario. Sus fanáticos pudieron terminar de preparar las banderas que luego ubicaron en primera fila y buscaron en sus armarios ese sombrero de tango que mejor representaba a Cerati en el escenario.

ceraxti2

Sus seguidores se juntaron a escuchar su música, pero no con djs que dispararon de una consola temas de la carrera de Gustavo, sino con seis bandas: SER, Tremolar, Zona Stereo, Reberb.Sion, Artefacto y Tres Punto Uno. Ellos tocaron los temas más conocidos de  Soda Stereo. El recital completo se grabó para que sea utilizado en la sesión de musicoterapia que le realizan a Cerati, para que escuche, sienta y le llegue el amor de sus fans a través de sus oídos. Cada grupo podía interpretar un set de 8 temas. El organizador del festival contó: “Todos quieren sus hitazos. A mì todos los discos de Soda me gustan pero las bandas quieren tener lo más power de Soda Stéreo”.


Los fanáticos le cantaron al aire eufóricamente, con los brazos extendidos como si estuviesen rezando un padre nuestro, pero con ese aliento de cancha de domingo: vitoreando a coro esas melodías que para ellos son sagradas. No era necesario ser un fanático de Soda Stereo para asistir a esta misa llamada “CERAXTÍ”, Cualquiera que se acercara al parque con un alimento no perecedero podía concurrir a escuchar su música y ser partícipe de esta noche por Gustavo.

Una fan, Marcela Trevisan, fue quien tuvo la idea de hacer este recital que se repite año a año desde 2010. Ella llevó la propuesta a la Direcciòn General de Música de la Ciudad. Contó, con algunas lágrimas en los ojos antes de que empezara el festival, que esperaba que la noche transcurriera tal cual la habían planeado: “Gustavo es perfeccionista y debe salir como a él le gustaría que salga, sin errores”, explicaba.

Cuando el público empezó a entrar, a las 18:30, aún había luz natural y los asientos azules, similares a las butacas de los estadios de fùtbol, se fueron ocupando con fans que llevaban remeras de su ídolo, sombreros, banderas y mochilas con el logo de Soda Stereo. “Van a tocar ´De Música Ligera?”, le preguntó un nene a su papá. Los seguidores de Cerati abarcan todas las generaciones.

ceraxti3

La banda que abrió el CERAXTI fue SER y también fueron ellos quienes cerraron el show. Los fans contaron que  les costaba escuchar los temas emblema de Soda interpretados por otras bandas, pero eso no fue una traba para SER, que enseguida logró enamorar al público. Ellos aplaudieron, revolearon sus remeras y banderas, saltaron, y cantaron los temas mirando al cielo, pidiendo con ese canto desaforado y con lágrimas en los ojos que Gustavo despierte.

“Se llenó, había muchísima gente y se convirtió casi como en un ritual colectivo. Realmente se junta una energía muy importante. Todos los que vienen, colaboran”, contó José de Rosa,  el Director Artístico de Música porteña. La energía positiva que le llegaba al público era notable. Algunos le cantaban  a los tres retratos que el muralista Osky Di Blaise había pintado para la ocasión y que luego ubicaron sobre la derecha del escenario. Ellos creían que así él podía escucharlos y querían que supiera que aún lo estaban esperando, por eso miraban su cara plasmada en el lienzo y entonaban sus temas con euforia.

Dos momentos significativos marcaron la noche: la mamá de Gustavo, Lilian Clark, grabó un conmovedor mensaje que se proyectó en el escenario y más de uno de los presentes se emocionó. “Gustavo está fuerte y la sigue peleando”, aseguró Lilian que  también contó que para la familia era una enorme satisfacción que se siguieran acordando de su hijo.

La mamá de Cerati agradeció al cura Fernado Puch. “Siempre está al pie del cañón, por no decir al pie de la cama de Gustavo”, dijo.

El sacerdote acompaña al músico argentino desde que llegó en camilla desde Venezuela, luego de haber sufrido el accidente cerebrovascular. Y estaba ahí, entre los fanáticos tomando mates con los colabores de la Cruz Roja mientras expresaba lo feliz que estaba por la cantidad de gente que había asistido. Puch subió al escenario, dijo una oración dedicada a Gustavo e invitó a rezar a todos los fanáticos que se habían hecho presentes en el festival. El cura cerró diciendo: “Gustavo está vivo”.

En el medio del recital,  la Legislatura porteña hizo entrega de una distinción que declaró al festival de interés cultural y social por la solidaridad de los fans, quienes en la entrada depositaron alimentos para ser donados a comedores. “Esto también tiene que ver con un reconocimiento a Gustavo y a su obra artística”, explicó Marcela Trevisan. Ella impulsó un proyecto en la Legislatura de la ciudad de  la diputada Ruben Campos, en 2012, para que Cerati sea declarado ciudadano ilustre. “A pesar de que haya quedado en la nada, estos gestos nos hacen pensar que todavía se puede seguir luchando para conseguir el último galardón que le falta a Gustavo”, reflexionó la fanática.

ceraxti4

Marcela Trevisan, creadora del festival, con una distinción que le entregó la Legislatura Porteña

Los seguidores de Soda Stereo prestaban atención a las bandas que tocaban pero también vivían el recital vía twitter con el hashtag #ceraXti y #fuerzacerati. Algunos recordaban frases de su ídolo o canciones que marcaron momentos de sus vidas pero todos le pedían algo, eso por lo que gritaban al unísono en cada canción: “Por favor, volvé”.

__________________________________________________________________

SERÁ POR UNA FAN MÁS

Por Agustina Arredondo (@AgustinaArredo3)

CeraXti se gestó en el patio de la casa de una fanática de Gustavo Cerati, mientras recordaba su último viaje a Rosario con su familia. A ellos se les ocurrió unir dos festivales que se hacían en su tributo: “Unos acá y otros allá, ¿Y si los juntamos y hacemos algo para que Gustavo lo escuche?”, le propuso Marcela Trevisan a su esposo.
Hace tres años una mujer estaba en su patio de la casa intercambiando anécdotas de su último viaje a Rosario. Entre frase y frase, siempre estaba presente Gustavo Cerati.  Marcela Trevisan y su familia no podrían imaginarse su vida sin él. Hacía muy poco tiempo que el músico argentino había sufrido un accidente cerebrovascular que conmovió al país. Los fanáticos de Argentina y de Latinoamérica estaban sufriendo, pero Marcela supo convertir ese dolor en música. En los planetarios de Rosario y de Buenos aires se organizaban juntadas y guitarreadas en honor al músico. “Escuchame, uno es en Capital, los otros están en Rosario. ¿Y si los juntamos y hacemos algo para darle fuerza a Gustavo?”, le preguntó esta fanática a su esposo aquella tarde. Y así empezaron a idear el festival CeraXti que año a año congrega alrededor de 2000 fans en el anfiteatro del Parque Centenario. Ellos cantan, lloran y comparten esa espera interminable que los une. Todos aguardan por el día en que su ídolo vuelva a abrir los ojos.

Los nervios eran difíciles de ocultar, Marcela iba a presentar finalmente el proyecto al que tanto tiempo le había dedicado. En una carpeta de plástico repleta de fotocopias color esta fan explicó hace tres años por qué querían hacerle un homenaje a su ídolo. “Decía bien claro que como seguidores de la obra de Gustavo y por todo lo que nos había dado queríamos devolverle algo para que supiera que lo íbamos a esperar hasta que él decidiera regresar”, recordó la mujer con lágrimas en sus ojos verdes. Tuvo suerte. Ese día, por alguna razón, la dirección artística del Gobierno de la Cuidad no dejó que su carpeta se amontonara entre otras que día a día le dejan en Secretaría y la hicieron pasar para que contara qué era lo que tenía pensado hacer.

“Me hizo dudar porque ella no es una persona que parezca ni productora de música, ni artística ni alguien vinculada al mundo de la música. Es decir, el aspecto que tiene no te da como para imaginar que está involucrada en este ámbito”, comentó José de Rosa, el Director Artístico de la Dirección de Música del Gobierno de la Ciudad que recibió aquella “carpetita que no decía nada”, pero que se vio conmovido por la devoción que la mujer tenía hacia Cerati.

Marcela trabaja en el área de Procuración del Gobierno de la Ciudad y jamás se había imaginado a sí misma organizando un evento musical, pero recordó cuando de adolescente escuchó a Cerati en cassette por primera vez en un parque en Rosario. Desde que escuchó el tema “Nada personal” el músico estuvo en cada momento de su vida y por eso sentía que algo tenía que hacer para ayudarlo a recuperarse: “¿Y mediante qué? Si no éramos amigos, no éramos conocidos pero ¿qué fue lo que nos dejó? La música. Y fijate que él escucha. Entonces, ¿qué mejor que devolverle música?”.

Marcela se autodefinió como “una fan más” y aseguró que con su esposo son sólo el nexo: “Somos un granito más de arena en un montón de gente. Nosotros podemos haber tenido la idea pero sin las bandas, sin la gente de la Dirección de Música, sin la gente que viene a ayudar, a colaborar, a sentarse acá, a compartir; todo esto no sería posible”. Pero la que corría minutos antes de que empezara el festival de un lado al otro en tacos, subía y bajaba de las escaleras en segundos era ella. Cuatro personas la ayudan todos los años en la organización: su marido, una de sus hijas, su mejor amiga, y un joven que es miembro de una de las bandas y se ocupa de la puesta en escena.

La organizadora del CeraXti tiene un sueño en cada festival que no se puede sacar de la cabeza: “Lo que pienso en cada edición es que ojalá le guste, pero quizás si no le gusta él muestre su enojo de alguna manera y le den más ganas de volver”. A la fan se le ocurrió grabar el recital para que suene en la habitación donde está internado el músico para darle fuerza en este momento y por qué no, despertarlo.

“Yo soy más fanático que ella”, dijo entre risas su esposo, que es el encargado de dirigir el área técnica del evento. Hace 18 años que está casado con Marcela y comparten su idolatría por Gustavo Cerati, fanatismo que le trasladaron a sus dos hijas. Su mujer vio separarse a Soda Stereo en 1997 y no pudo parar de llorar. Cuando la banda volvió a juntarse, fue a los seis recitales que se hicieron en la cancha de River Plate con su hija en hombros, saltando adelante del escenario. Marcela reflexionó: “Los ví irse y los vi volver y ahora lo espero a él porque sé que Gustavo no va a volver al escenario, pero sí va a volver a la vida” __________________________________________________________________

“A GUSTAVO LO ESTOY ACOMPAÑANDO DESDE EL PRIMER DÍA QUE LLEGÓ DE CARACAS”

El cura Fernado Puch está junto a Gustavo Cerati desde que sufrió el accidente cerebrovascular. Le gustaba la música de Soda Stéreo, pero no era un gran fanático, hasta que empezó a visitarlo en el hospital.

La vida para millones de fans en todo el mundo cambió radicalmente el 15 de mayo de 2010: su ídolo cerró los ojos. Gustavo Cerati sufrió un accidente cerebro vascular y de urgencia tuvieron que trasladarlo para que fuera hospitalizado en el país. Desde que el avión arribó en Ezeiza, el cura Fernando Puch, de la parroquia Fátima de Villa Martelli, lo guío espiritualmente. Él ya no era seguidor de Soda Stereo pero escuchar sus temas nuevamente en la clínica hizo que su amor por el grupo reviviera. A tres años del ACV, Puch aún está al lado del músico. Al menos una vez por semana va a verlo para acompañarlo y compartir su música, esperando que alguna vez vuelva para escucharlo en vivo y no en Cd.

-¿Hace cuánto que está acompañando a Gustavo?
– Desde el primer día que llegó de Caracas. La misión me la dio la mamá, me pidió que fuera a verlo a través de conocidos de Gustavo y amigos del barrio. Fui a la clínica Fleni, en su momento, y ahora a ALCLA. Estoy ahí con él, con sus seguidores, y con la gente que lo conoce.
– ¿Cómo ve su recuperación?
– Desde el lado de la fe, muy bien. Ahora, desde el lado de la ciencia, ellos sabrán. Dios hace maravillas, como dice Lilian, la mamá de Gustavo.
– ¿Volvió a escuchar temas de Gustavo o de Soda ahora que pasa mucho tiempo con él?
– En mi época me gustaban algunas canciones de Soda, no todas y en realidad era seguidor de otras bandas pero empecé a escucharlos otra vez.  Volví a tomarle el gustito. Pero a Gustavo no lo seguí cuando decidió arrancar solo.
-¿Cuánto tiempo pasa con Gustavo?
– Voy una o dos veces a la semana, es una visita de algunas horas que estoy con él y lo acompaño.
– ¿Pensó que se iban a hacer eventos como éste para acompañar a Gustavo?
– Nunca pensé que podía llegar a juntar tanta gente y tener tantos seguidores, la verdad que me sorprende el amor que le tienen, tanto acá como en otros lugares.

__________________________________________________________________

“FLASHEO MUCHO CON LA MÚSICA DE GUSTAVO”

El cantante de SER, la banda que abrió y cerró el recital, cuenta que se siente conectado con Cerati.

Por Norman Flores (@vosnotellamasnorman) y Daniela Santillan (@EugeSantillan)

ceraxti5

Podría decirse que la banda SER estuvo ligada a Gustavo Cerati desde la primera vez que se juntaron a tocar en 2005. Oriundos de la zona norte del Gran Buenos Aires, formaron parte del compilado “La Noche de San Juan” convocados por el sello del bajista histórico de Soda Stereo,  Zeta Bosio, en el mismo año que se formaron. El músico que tocó con Gustavo, los guió musicalmente en el armado de su primer disco “Hagamos Lío”, editado en 2007. El segundo, “Aterrizar”, lo produjo Tweety Gonzalez, el “cuarto Soda”.

“Flasheo mucho con la música de Gustavo, hay algo que me conecta con él”, cuenta Federico Berdullas, cantante de SER, a los pocos días de haber terminado el show que los tuvo en la apertura y en el cierre. Sobre el recital que se viene realizando hace tres años, opina:: “Es un encuentro, no es un homenaje. La gente va, canta, llora y grita, recuerda, y le tira onda a Gus…” En cuanto a las bandas tributo que se presentaron en el festival “Ceraxti”, los chicos de zona norte asumen que ellos “interpretan los temas”, que no hacen covers.

Por su experiencia, dice que tocar en recitales así lo llenan de energía y desea que Gustavo “reciba toda la vibración”: “Yo no sé si se va a despertar, soy muy escéptico con la vida, pero soy bastante positivo, el tema es muy delicado…” piensa mientras se quedas callado, hasta que desea: “Le tienen que llegar las energías y el universo se tiene que encargar de poner toda esta situación en su lugar”.

Y a pesar de su escepticismo, comparte el deseo de todos los fans: “Y si se levantara… ¿A quién no le gustan los milagros?”.

Dejá tu comentario


Tu e-mail no será publicado.