“DESPUÉS DE PIAZZOLA, VOLVER AL TANGO ME PARECE UNA RIDICULEZ”


“Morocho” es el nombre del disco con el que Marcelo Ezquiaga le rinde homenaje a Carlos Gardel. Un álbum de duetos que cuenta con las participaciones de Julieta Venegas, Kevin Johansen, Onda Vaga, Rubén Albarrán y Martín Buscaglia entre muchos otros. Consolidado en su carrera solista, el ex líder de Mi tortuga Montreux se arriesga a reversionar a uno de los mayores íconos del tango porteño.

Por Andrés Esteban Zapata

-¿Cómo surge la idea de hacer un disco homenaje a Gardel?
Yo soy muy fan de Gardel, me gusta como compositor, y de hecho, las canciones que más me gustan, son las menos tangueras. Comencé a tocarlas y entonces se me ocurrió grabar un demo de “Por una cabeza”, me gustó como quedo y entonces decidí grabar varias más y cuando noté que había algo interesante ahí, comencé a pensar en la posibilidad de hacer un disco con esas versiones.-¿Por qué la elección de hacerlas en un sonido pop?
Lo hice desde el pop porque tiene que ver más conmigo y me parece que es un sonido en el que todavía hay mucho para explotar. Excepto que los acordes y las letras no son mías, las grabé como si fueran mis propias canciones. Creo, para mí, que después de Piazzola, volver al tango me parece una ridiculez, entonces el encare fue personal, que es la manera como hago todos mis discos.

_dsc1376

-¿Cómo surge la idea de cantar las canciones con distintos invitados?
Al principio no sabía que iba a ser un disco con invitados, pero cuando grabé el demo de “Por una cabeza”, se me ocurrió que podía cantarla junto a Kevin Johansen. Se lo comenté y enseguida me dijo que sí, entonces a medida que iba grabando los otros demos, empecé a fantasear con la idea de sumar otros cantantes. De hecho, cuando hice los arreglos de “El día que me quieras”, desde un principio supe que debía cantarla junto a Julieta Venegas, no podía ser otra persona, y se concretó.

-En una parte de la canción “Sus ojos se cerraron”, el uruguayo Martín Buscaglia le habla a Gardel y le dice “mi compatriota”, ¿no tuviste temor de que eso generara polémica?
Martín lo grabó así y me lo mando. Yo no lo quería incluir al principio, pero después me pareció divertido y entonces decidimos dejarlo. El es una persona graciosa, y en general, la gente se ríe cuando escucha esa parte.

-En “Melodía de Arrabal”, Miss Bolivia comienza con una intervención rapeada ¿quién compuso esa parte?
Al convocarla sabía que habría algo de eso, se lo comenté y ella me pidió que lo componga yo, así que lo escribí pero lo corregimos juntos.

-¿Cómo definís la canción que cierra el disco “Pájaro de fuego”?
Hablando con Alejandro Ros, el diseñador de la tapa del disco, llegamos a la idea de que como Gardel se murió en un avión que se estrelló, entonces era una especie de pájaro de fuego, además a él le decían el zorzal, y a eso sumale que como un ave fénix, renació del fuego como mito. Nos pareció que todo eso tenía alguna relación, y entonces pusimos en la tapa a dos pájaros de fuego enfrentados, que además, tiene relación con los dúos que están en el disco. Ezequiel Kronenberg, que es la persona que hizo la mezcla de “Morocho”, tuvo la idea de hacer un remix con todas las voces que participaron en el álbum y quedo como un bonus track, pegado a “Melodías de arrabal”.

-¿Tuviste miedo de recibir quejas por parte de los puristas del tango o de los fanáticos de Gardel?
Un poco me atacaron. Sucedió cuando fui a promocionar el disco a los canales de televisión más importantes. Eran trolls y me criticaron principalmente desde twitter. Pero son personas que no tienen nada que hacer y entonces agreden a todo el mundo, están esperando que algo pasé para salir a agredir. Yo hice el disco que quise y no me bancaría hacer algo tan conservador como el tango, para eso me pongo un kiosco.

Grabar el primer disco en épocas de crisis
El 11 de septiembre de 2001, mientras Marcelo Ezquiaga caminaba junto a un amigo, al pasar por una tintorería vieron que en el televisor del lugar, mostraban a un avión estrellándose contra un edificio. Les llamó la atención la escena pero siguieron caminando, mientras hablaban del deseo del músico: “Fue la primera vez que dije que quería grabar un disco”, le confesó. Cuando llegó a su casa, recién ahí se enteró del ataque terrorista a los torres gemelas en la ciudad Norteamericana de Nueva York. Durante el estallido social del 2001 en Argentina, grabó su primer disco junto a Mi Tortuga Montreux, “Mar del plata en invierno”, que salió a la calle durante el 2002: “Recuerdo que parábamos de grabar, salíamos a la calle y estaban las marchas hacia Plaza de Mayo”.

Internet como forma de autofinanciamiento
Para la grabación de su tercer disco solista, “Caleidoscopio”, Ezquiaga solicitó colaboración económica a través del portal Idea.me, una página web que propone el financiamiento colectivo para proyectos creativos en América Latina. A través de lo que en el portal se denomina “recompensa”, el artista propuso distintos obsequios a los aportantes: desde el nuevo álbum una vez que fuera editado, afiches de sus trabajos anteriores y entradas para el recital que se dio el día de la presentación oficial de su nueva obra. Para el artista estuvo muy buena la experiencia, no solo por la plata, si no también, porque ahí se dio cuenta que había muchas personas a la que le gustaba su música, y él, hasta ese momento, no lo sabía: “Logre editar el disco porque pude lograr el aspecto económico en la red, pero eso se dio porque hubo mucha gente aportando ahí que le gustaba lo que yo hacía”.

Leave a Comment


Your email address will not be published.