ELIGE TU PROPIA RADIO: PODCAST PARA TODOS


En épocas de Internet e información viralizada, este formato se presenta como una alternativa libre y gratuita a la transmisión tradicional de contenidos radiofónicos.

Por Esteban Lleonart y Sebastián Vidondo

Microphone In Smokefilled Room

La comunicación no es gratuita. Al menos no si uno pretende llegar a más gente que la que el simple volumen de la voz, a lo sumo amplificada, puede alcanzar. Los espacios radiales, ya sea de manera convencional o por Internet, deben pagarse. Además, la gran mayoría de las radios (quizá con la excepción de algunas cooperativas y otras organizaciones sin fines de lucro) operan con una lógica comercial que obliga a los programas a adecuarse a una línea editorial, estética o ideológica. Para sortear estos condicionamientos, muchos optan por utilizar servicios de streaming que entregan exactamente los contenidos que quieren, libres de cualquier condicionamiento. Los podcasts son exactamente eso: una alternativa independiente para que cada uno elija qué decir y qué escuchar.
“El podcast me pareció un buen formato para sacarme las ganas de hablar de cosas que en la radio generalmente no puedo”, explica Luciano Banchero, heredero del legendario imperio pizzero porteño, locutor y periodista en Radio Metro. Si en su espacio habitual se adecúa a los cánones típicos del formato radial, en los podcasts se da el gusto de hacer todo lo opuesto: son conversaciones entre amigos, a veces con whisky de por medio, que hablan ni más ni menos que de aquello que les gusta. Banchero y sus colegas comentan sobre todo lo que esté relacionado a la cultura pop en los cinco proyectos que suben a la nube, como por ejemplo Gordo Podcast o Apesta (ambos de cine, el primero con amigos y el otro junto a su novia, Mercedes Monserrat, con quien discute sobre “películas horribles”), o el caso de Alfred Pennyworth Presenta, en donde se conversa sobre Batman. Todo esto a través de plataformas como Mixcloud, Soundcloud o iVoox, con las cuales pueden almacenarse y reproducirse archivos de audio de manera online.

Podcastero serial: el periodista Luciano Banchero,  uno de los más versátiles usuarios del fenómeno.

Podcastero serial: el periodista Luciano Banchero,
uno de los más versátiles usuarios del fenómeno.

No son solo los que buscan escapar a las restricciones quienes recurren a éste formato. Están los que pretenden evitar el costo que implica pagar un espacio en radio, y al mismo tiempo estar en control de sus productos. Dammy Fernández, que realiza el podcast Seguro es por mi culpa a través del servicio de transmisión en vivo de Ustream, opina: “Cansado de las radios que cobran su espacio para brindar streaming, me di cuenta de que no podía ser tan difícil, ya que ofrecen exactamente lo mismo que puedo obtener por mis propios medios. Por supuesto que pagar por mes en una radio es muchísimo más cómodo, pero también el probar y experimentar tiene su atractivo”.
A diferencia del éxito del que gozan en los Estados Unidos, donde hay verdaderas estrellas de los podcasts, entre ellos el astrofísico Neal deGrasse Tyson, en nuestro país el alcance de este fenómeno es limitado. Para empezar, lo que constituye una de sus fortalezas, que es la ausencia de interrupciones publicitarias, también es una de las razones por las cuales el podcast no es muy rentable. Además, su difusión depende casi exclusivamente del boca en boca, o en estos tiempos que corren, la viralización. Para ello los podcasteros tienen que recurrir a todo su ingenio para lograr repercusión en las redes sociales: Facebook y Twitter son casi obligatorios, y nunca daña tener una cuenta de Instagram ni blogs en WordPress o Tumblr. Además de una buena bio llena de links en About.me.
Otro problema actual de los podcasts es la conectividad a Internet. Si bien se pueden escuchar sin problemas desde cualquier computadora, su fuerte está en la posibilidad de disfrutarlos desde dispositivos móviles, que en Argentina están conectados mediante la red 3G. Según fuentes del departamento de prensa de la empresa Telefónica, nuestro país es el más atrasado de la región, ya que es el único que aún no cuenta con tecnología 4G. Esto significa que las redes actuales están saturadas por el aumento de la demanda que supera con creces a la cantidad actual de antenas para proveer el servicio.
Sin embargo, el formato goza de un crecimiento sostenido en el país que se verá beneficiado con la instalación de la red 4G, planteada para 2016. Hoy por hoy, el concurso de licitación de las frecuencias en todo el país tiene cuatro empresas postulantes (Movistar, Personal, Claro y Arlink), de quienes se evalúan las propuestas de trabajo e inversión.
A pesar de los problemas actuales a la hora de embarcarse en un proyecto de podcast, Banchero asegura: “hoy, con una mejora muy lenta pero sostenida de la conectividad, sin dudas es el momento indicado para hacerlos”.

Leave a Comment


Your email address will not be published.