“EN VIEJAS LOCAS ME DIERON DE PROBAR UNA PIZZA COMPLETA Y CON LOS BÁSICOS LA TENGO QUE HACER YO”


Con un primer disco recién editado, y alejado del mundo stone del rock nacional, Adrián “Burbujas” Pérez, ex Viejas Locas e Intoxicados, reinventa su música con un trabajo orientado al pop y letras que hablan de amor. Su carrera, sus grupos anteriores y su presente musical.

Por Agustín Guillén

Burbujas ensayo

Adrián “Burbujas” Pérez, ex tecladista de Viejas Locas e Intoxicados hoy tiene un proyecto totalmente nuevo y diferente. “Burbuja & Los Básicos” es el nombre de su grupo actual. “Hay Más Que Eso” es el nombre de su primer disco de estudio.  Alejado del mundo del Rock-Stone argentino y sumergido en el under nacional, Burbujas cuenta como está viviendo el momento con su nueva banda, hace una comparación con su pasado y cuáles son sus deseos para con “Los Básicos”.
—Estuviste en lo más alto con Viejas Locas y después con Intoxicados. ¿Cómo sentís el arrancar de cero junto a “Los Básicos”?
¿Cómo te lo puedo explicar? Yo siento que me dieron de probar una pizza, con jamón, morrón, tomate, huevo rallado, doble mozzarela, atún y después: “¡Tomá comela! ¿Viste que rica que es? Bueno ahora hacela vos (risas)”. Una cosa así. Siento que me faltó vivir esto.  Viejas Locas, cuando yo entré en el ’95 ya llenaba Cemento. Me metí en algo que ya estaba funcionando, que ya estaba andando. Con Los Básicos aprendí a ser el motor. Entonces creo que me faltó toda esa parte de arrancar de cero. Pero estoy muy feliz, muy contento, me siento en el camino que elijo estar.  Si tengo que hacer un paralelismo, yo creo que es como una parte que me faltaba vivir, por decirlo de una manera. Me faltaba aprender toda esta parte.

—Una vez que terminaste “Hay más que eso”, ¿Te sentiste conforme o creés que le faltó algo?
Yo creo que di el máximo de todo lo que sentía en ese momento. Después lo podés escuchar y podés tener alguna diferencia. Pero estoy súper conforme con el disco, superó mis expectativas. Una canción puede ir por un lado o para el otro, por los músicos que con quienes tocás o las influencias de cada uno, pero yo creo que buscamos una relación entre todos y priorizamos la canción.
—¿Te quedaron canciones afuera del disco?
Sí, hay varias que considere, bah, que consideramos todos (el resto de la banda), que no iban con el disco o por el contenido de la letra que no nos cerraban. Pero quién te dice, capaz que las retomamos en otro momento. Igual están surgiendo canciones nuevas de todos. Es más, ya tenemos todo el segundo disco, en el verano entramos a grabar la primera parte. También van a salir dos videos más. Tenemos dos rotando y van a salir dos para el verano.
—En el primer disco las letras fueron todas de tu autoría, ¿para lo que viene cambiaron la dinámica de la banda?
En “Hay más que eso” se dio que tenía casi todo el disco armado. En un principio no tenía la idea de armar una banda y salir a tocar, yo sólo quería grabar un disco con las canciones que tenía. Y bueno a raíz de eso empezamos a hacer una amistad y los chicos (Los Básicos) me dijeron: “Esto hay que salir a tocarlo”. Y así se dio el formato de la banda. Todos queríamos lo mismo. Con esta segunda tanda de grabación, las letras, la música, están más compartidas. Componemos todos. En este disco que viene, una o dos canciones son mías; las demás son todas de los chicos. Hoy compartimos todo, es una regla casi, más que nada para mantener los egos bien dormidos.
—¿Entonces domina la democracia en la banda?
Sí, es que si no, no sería una banda. Más allá de que el nombre sea “Burbuja y Los Básicos” por una cuestión de autoría o de registro, es una banda. Lo toman muy solista lo de “Burbuja”. Pero es una banda, laburamos como banda, componemos todos, cantamos todos. Más allá de que por ahí a la prensa le sirva agarrarse un poco más de “Burbuja de Viejas Locas, de Intoxicados”.
—Es normal, es tu pasado.
Claro, es normal, es mi pasado, hay que hacerse cargo.

Adrián entró a Viejas Locas en el año 1995. Burbujas tocaba en una banda llamada “Los Pieces”. El guitarrista era el primo de Abel Meyer (ex baterista de Viejas Locas). Una vez Viejas Locas fue a ver a Los Pieces y le ofrecieron probarse como tecladista a Burbujas y así terminó en la banda. En el año 2000, luego de la ruptura, junto a Pity Álvarez formaron Intoxicados, grupo que abandonó en 2009. Luego formaría junto a Jorge Rossi (ex Intoxicados), Carlos “el Negro” García López y Fernando Samalea (Baterista de Gustavo Cerati) entre otros, la agrupación “Manto”, que editó un disco de estudio llamado “De velocidad de tiempo y espacio” (2009). Burbujas abandonó la agrupación un año después.
—¿Hay algo que extrañes de tus grupos anteriores?
Extraño la vorágine de las giras, de que llegue el fin de semana y salir a tocar. Se extraña el movimiento. Igual ya estoy prontamente a volverlo a cumplir con Los Básicos. Está bueno todo este “bachecito” para extrañar las giras y volver a vivirlo con otro grupo. Pero sí, se extraña, no todo, pero uno extraña. Principalmente las giras, era  como un viaje de egresados eterno, estás haciendo lo que a vos te gusta hacer y encima te pagan. ¿Qué más querés?
—¿Seguís en contacto con alguno de los chicos de Viejas Locas o Intoxicados?
Muy de vez en cuando tengo noticias. Hace poquito llamó Pity, vino a grabar acá (“El Cuzco”, estudio de grabación). Igual buena onda con todos, pero la verdad es que hoy en día elijo no estar muy cerca de toda esa movida, por una cuestión de que no comparto un montón de cosas, que son obvias.
—Va por una cuestión de vicios.
Claro. Pity ya es popular por su adicción. Si tengo que compartir algo con alguien, prefiero con otras personas. Pero esta no quita que este todo bien con ellos.
—¿Volverías a grabar con Pity o con el resto?

Sí, vía internet sí (risas). Grabaría si se juntan para hacer un disco, participaría, pero habría que ver bien las cláusulas, habría que ver bien la letra chiquita. Pero sí, ¿por qué no? No hay que estar cerrado.

“Hay Más Que Eso” se editó en 2014 con 11 temas. También ya están para ver dos videoclips de la banda, “Sin Su Mar” y “La Forma”. A diferencia de otros músicos del under, Burbujas sostiene que no tiene en mente dar el “salto” inmediato. Prefiere recorrer el camino para luego llegar a donde llegó.
—Además de la presentación del disco, ¿qué tienen planeado para el futuro?

Fechas por ahora no, nos abocamos solo al show de la presentación del disco. En el verano vamos a hacer alguna fecha, a ver si tocamos en la Costa. Estamos ahí, hablándolo. Vamos a empezar a grabar los 5 temas del nuevo disco y hay dos nuevos videos que están a punto caramelo. Aparte estamos laburando con prensa, eso también es una inversión, te consiguen muchas notas en la semana, se me complica también con el laburo pero estoy cubriendo estos baches porque estamos invirtiendo en algo que queremos. Ojalá que toquemos en la Costa. Tengo ganas de salir a girar con los chicos.
—¿De qué canciones van a rodar estos nuevos videos?  
De “Crece” y “Nada más”.
—¿No te quedaron contactos para nuevas fechas en festivales u otros shows?
Sí pero no. Yo creo que tenemos que recorrer un camino. No es mágico que pase el “tocá acá y vas a llevar gente”, primero hay que recorrer. Sí tocar en fiestas, que ahí hay gente, en una fiesta o en un boliche, que tocas en el medio de todos. Pero ya aparecerá, hay que hacer ruido con el disco antes.
—No querés ir tan lejos, tan rápido.
No quiero ir ni lento ni rápido, primero hay que caminar. Ojo, también los contactos son parte. Es importante generar contacto. En Viejas Locas es algo que yo no hacía. En ese momento no me daba cuenta porque yo estaba en una banda popular, sólo me llamaban y tocaba.
—No hablabas con nadie, solo ibas a tocar.
No sé si no hablaba con nadie, estaba en otra sintonía, no estaba con las antenas paradas. Entonces sí, puedo hacerle llegar el disco por ahí a gente, ¿pero de qué sirve? ¿O hasta qué punto me sirve ahora? Yo siento que tengo que salir a tocar y obviamente promocionar el disco lo más que se pueda. Pero primero hay que disfrutarlo, si no, no sirve de nada. La gente me pregunta: “Burbu, ¿vos no tenés contactos? Porque tocaste en el luna, o en tal lugar”. Pero en realidad no somos nadie todavía.
—Estás con la cabeza en eso, en recorrer y disfrutar.
Totalmente. En disfrutarlo porque, si te enfocas en el resultado nada más, no lo podes disfrutar. La gente de otras bandas me dice: “Quiero llegar, quiero llegar”. ¿A dónde querés llegar? No disfrutas de ensayar, de laburar las canciones, de arreglarlas, armonizarlas, hay un montón de cosas que si no las disfrutás, dedicate a otra cosa. Están todo el tiempo pensando en pegarla o pegarla. ¿Pegar qué? ¿Qué querés pegar? Yo ya la pegué y eso es un hecho.
—El hecho de tener hijos, para muchos músicos es como un plus extra a la hora de componer, de tocar o de proyectar. ¿Vos lo sentís así?
Les debo un par de canciones a mis hijos. Pero a la hora de poner los pies en la tierra, tener dos hijos es toda una responsabilidad.

Leave a Comment


Your email address will not be published.