LA MÚSICA DEL SILENCIO


La última escena del documental sobre la vida de María Fux, la bailarina del Colón que creó la danza terapia, se grabó en la Ciudad de Buenos Aires. La producción ítalo-argentina creó un set de filmación sobre la avenida Callao y tomó por sorpresa a peatones y automovilistas.

Por Natalia López

Una coproducción ítalo-argentina

Un centenar de cuerpos multicolores se deslizan sobre el asfalto, crean círculos, se enfrentan, se repelen; siempre al ritmo de la sonoridad urbana de un domingo atípico. Los vecinos atraídos por el movimiento y las voces llenan la esquina de Callao y Sarmiento,  se detienen  en seco sobre la vereda con  la bolsa de facturas en la mano. Todos quieren saber qué está pasando.  Una joven productora los aleja cordialmente del foco de la cámara y les explica que toda la cuadra se convirtió en un set de filmación  para la última escena del documental sobre la vida de María Fux.

Dirigida por Iván Gergolet  y con la musicalización de Federico Jusid, “Bailando con María” cuenta la vida de esta bailarina de 91 años que creó un método artístico para tratar problemas físicos y espirituales. La danza terapia ayuda a las personas con capacidades diferentes, a sordos o a todos aquellos que quieran practicarla para mejorar su calidad de vida.  “Cuando una persona se mueve está diciendo quién es sin palabras. La danza terapia significa reconocer cómo podemos cambiar a través del movimiento; en el silencio descubrimos ritmos internos. Hemos trabajado con gente sorda,  así aprendimos de los ritmos no audibles que ellos manejan. Uno no se mueve con los pies, se mueve con todo lo que es”, afirma Martina Serban, la esposa  de Gergolet,  quién además es coreógrafa del estudio de María e impulsora del  proyecto que trajo a los italianos hasta la Argentina para grabar el documental.

SAM_8341

La bailarina María Fux presenció la grabación desde el balcón de un edificio que da a Callao.

Sobre la acera, un grupo de mujeres con papel crepé color fucsia enredado al cuello ensayan la coreografía. Muy cerca de ella, dos chicas rubias de barbilla levantada hablan del cuadro que tienen frente a sus ojos: “No sé si son hippies o payasas”,  dice  una de ellas entre dientes. Si las mujeres las oyeron, las ignoraron. Estaban demasiado concentradas, estiraban sus manos en el aire como si fueran plantas buscando la luz solar.  Desde la vereda de enfrente el director camina frenético de un lado al otro.  Está enojado, los policías de la Federal todavía no se decidieron a cortar el tráfico, en consecuencia Gergolet toma el megáfono y con una orden enérgica hace que los extras  invadan la avenida. “Estamos retrasados”, avisa uno de los productores con claro acento colombiano a las coreógrafas que dirigen los grupos.

Lejos de escena, María Fux  sale de una de las ventanas de un edificio lindero. Quienes la reconocen la saludan y le sacan fotos. Tiene un vestido con flores negras estampadas en un fondo azul, el rodete sostenido por un palillo chino y una expresión tranquila. En el balcón de al lado un camarógrafo prepara la lente para la toma aérea, la acción está a punto de comenzar.

Organizados en grupos que se dividen por colores, los bailarines se acomodan en líneas rectas y en fila india, desparramados entre las veredas y el pavimento. Detrás de ellos y en segunda fila están todas las personas que fueron convocadas por las redes sociales para participar del evento. Familias enteras, jóvenes, personas con capacidades especiales y adultos mayores conforman un nutrido grupo que espera para entrar en cuadro. El director, parado  frente a una camioneta Van, de estilo ochentoso, da la orden de empezar.

SAM_8424

La grabación se realizó sobre la calzada de la avenida Callao.

Como en un cuadro de Kandinsky todos los colores entran en el lienzo, dibujando  trazos rectos desde las veredas.  Los cuerpos se mueven con total libertad al ritmo de su música interna y del ruido ambiente de la ciudad.  Cuando las líneas se cruzan entre sí se vuelven curvas y todos los demás elementos que habían esperado en segunda fila, irrumpen con velocidad y llenan los espacios vacíos. Quienes por fuera pueden ver  la pintura completa sienten la música aun sin oírla. Entonces alguien grita “corte” y la ilusión se evapora.

La escena terminó, María Fux, que había presenciado la filmación desde su balcón, aplaude y saluda. El grupo de  danza se da vuelta y le devuelve los aplausos. La musa ensaya unos pasos de baile para el deleite de sus espectadores. Con esa imagen de triunfo termina una mañana de domingo muy peculiar  en la ciudad de Buenos Aires.

SAM_8440

Para la escena final convocaron a familias, jóvenes, personas con capacidades especiales y adultos mayores.

Una coproducción ítalo-argentina

“Bailando con María”, el documental sobre la vida de  María Fux es una producción de Transmedia Italia junto con Imaginaria Films de Argentina. Dirigida por Iván Gergolet, cuenta con la participación de Federico Jusid, quien está a cargo de la banda sonora,  y con Natalie Cristiani en montaje. La idea de realizar está película fue de Martina Serban, esposa de Gergolet, quien viaja desde  Italia a la Argentina  mensualmente, para formarse en el Estudió de María. La última toma se realizó sobre la avenida Callao para facilitar la participación de los coreógrafos y alumnos de la bailarina, que toman sus clases  sobre Callao al 289.

Leave a Comment


Your email address will not be published.