María Eugenia Vidal y un triunfo agridulce

Le sacó más de 20 puntos al Frente de Todos, pero quedó uno más abajo que en las PASO y los votos no alcanzaron para que entren los últimos candidatos con posibilidades, Sandra Pitta y Fernando Sánchez


Pasada las 21.30 en el bunker de Costa Salguero, las palabras de María Eugenia Vidal apelaban a la emoción de la pandemia y a cómo el país ha sufrido la pérdida de tantos argentinos, para cerrar el discurso con un: “No pudieron con nosotros, no pudieron”. Pero lo que no se dice en público es que su partido no logró mantener los votos de las primarias ni llegar al 50% de los sufragios, que permitiría obtener ocho bancas en el Congreso.

La exgobernadora bonaerense se alejó del segundo lugar por más de veinte puntos, superando a Leandro Santoro (Frente de Todos), quien obtuvo el 25%. Si bien Vidal logró obtener los votos de sus rivales en las PASO, Ricardo López Murphy y Adolfo Rubinstein, perdió terreno por el crecimiento de Javier Milei (La Libertad Avanza), que se quedó con el tercer lugar con el 17%.

Acompañada por el expresidente Mauricio Macri y por el Jefe de Gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta, Vidal se subía al escenario principal. “Estamos todos muy emocionados y conmovidos por el voto que expresaron los argentinos esta noche en las urnas. Porque hablaron y fueron con toda su convicción, ganas y valentía. La mayoría de los argentinos, millones en todo el país, dijeron basta”, comentó la diputada electa ante los militantes de Juntos por el Cambio, mientras estos vociferaban a Macri, quien se mantenía atrás de Vidal sin emitir palabra.

En el predio de Palermo, acompañada también por Patricia Bullrich y Martín Lousteau (UCR), Vidal señaló: “La gente nos dio un mandato de trabajo, unidad, sensatez y sentido común. El voto no es un cheque en blanco. Se vienen dos años difíciles, porque nos va a tocar frenar los atropellos del oficialismo”.

Mientras el Gobierno porteño esperaba obtener los votos suficientes para garantizar ocho de diez diputados, la ambición de la oposición no fue suficiente y perdiendo un punto en comparación a las PASO, solo se pudo ver como se le cerraban las puertas de Avenida Entre Ríos a Sandra Pitta y Fernando Sánchez.

Otra meta que no pudo conseguir Vidal fue revertir la derrota en la Comuna 8: Villa Soldati, Villa Riachuelo y Villa Lugano volvieron a darle su apoyo al kirchnerismo, aunque Milei si consiguió que creciera el apoyo de la gente en estas zonas. Desde Costa Salguero destacaban el triunfo en la Comuna 4, donde Larreta perdió en 2019, aunque la exgobernadora bonaerense perdió el apoyo en nueve comunas en comparación a las elecciones del 12 de septiembre.

A nivel nacional

La alianza que la tiene como referente ganó en los cinco distritos más poblados del país: la Provincia de Buenos Aires, la Ciudad de Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe y Mendoza. Pero la distancia en la provincia “madre de todas las batallas” fue mucho menor que en las PASO. Otra sorpresa fue Santa Cruz y La Pampa, que siempre han sido peronistas y esta vez prefirieron a JxC.

A nivel nacional, Juntos se quedó con un promedio del 41,88% por encima de los 33,03% que obtuvo el Frente de Todos. Si bien los seguidores de Cristina lograron mejorar los resultados en provincia e imponerse en nueve distritos, siguen resonando los conflictos internos en el oficialismo y la crisis económica, con suba del dólar incluida.

En la Provincia de Buenos Aires, distrito gobernado por el oficialismo, Diego Santilli se quedó con el 39,81% de los votos, mientras Victoria Tolosa Paz sacó el 38,53%, lo que el Frente de Todos señaló como “un empate técnico”.

Las consecuencias para el oficialismo se verán durante los próximos dos años en el Congreso. Para lo que, apenas se conocieron los resultados, el Presidente Alberto Fernández anunció un nuevo “plan económico plurianual” que será enviado al parlamento, para concluir las negociaciones con el FMI, que llevan casi 15 meses sin definiciones.

Miras al futuro

El triunfo bonaerense de Santilli alienta a Horacio Rodríguez Larreta para buscar la presidencia en 2023. Como ya se veía venir Cambiemos tiene una amplia ventaja electoral en la Ciudad de Buenos Aires. Y si bien María Eugenia Vidal se quedó con el 47,02% de los votos, su pérdida en algunos sectores ponen en duda si realmente puede ser la sucesora del Jefe de Gobierno porteño, apoyo que se veía más claro hace dos meses.