¡PECHA KUCHA NIGHT!


En el Konex hubo un evento sobre networking y showcasting que empezó en Japón y hoy se hace en 600 ciudades del mundo. Distintos emprendedores tuvieron que contar sus proyectos en 20 fotografías, con un tiempo estimado de 6 minutos 40 segundos. Entre los oradores estuvo el italiano Giseppe Oliveiro, de Photography of Humanity, Ingrid Beck, la revista Barcelona y Andrés Mayo, reconocido ingeniero musical y ganador de 2 premios Grammys.

TIENE UNA HISTORIA QUE CONTAR

ITALIA ASISTIÓ AL PECHA KUCHA

Por Cecilia Tangir: @ceyarefue/ Verónica Del Vecchio: @verodelvecchio/ Irupé Almude: @irupeyamila

-Primer acto: Fernando Sanjio, humorista de Stand Up, recrea los diálogos que podrían haber tenido los creativos de las 20 publicidades que se reflejan, una tras otra, en la pantalla gigante.

-Segundo acto: Ingrid Beck, periodista y editora de la revista Barcelona amenaza con un striptease por una falla técnica frente a 500 personas.

-Tercer acto: El filósofo Emanuel Taub afirma que las bibliotecas son un claro reflejo de sus dueños, con monstruos y fantasmas inclusive.

– ¿Cómo se llama la obra?: Pecha kucha #31

 PECHA KUCHA 2

La editora de Barcelona, luciendo botas rojas de caña alta y minifalda mira al auditorio lleno, espera un momento, la diapositiva tarda en aparecer. “Bueno chicos, ¿que hago? ¿Me desvisto? Es la única gracia que tengo”, ironiza Ingrid Beck durante su exposición en el marco del Pecha kucha, evento que se realiza el último martes de cada mes en Ciudad Cultural Konex, en el Abasto. Además de ella, otros 11 oradores entre diversos, raros y freaks que se destacan en el mundo creativo contaron quienes son y qué ideas los movilizan. Dicho así, parece simple, pero si hay que hacerlo en 20 diapositivas, de 20 segundos cada una, el desafío es aún mayor. Sin embargo, el evento que comenzó a las 20.30 mantuvo atento durante dos horas al medio millar de personas que se acercaron a ver de que se trataba la movida.

“A mi me salvó mi pasión por los objetos”, dice el ingeniero musical Andrés Mayo, ganador de dos premio Grammys cuando le tocó subirse a la tarima. Allá por 1994, fue el primero en poner un estudio de grabación profesional, Mr. Masters. Ahí los grandes de la música como el flaco Spinetta, Gustavo Cerati y Pedro Aznar se acercaban porque “en ese momento yo no era el mejor, era el único”, dice con nostalgia el actual presidente de la Asociación de Ingenieros del Audio. En un momento tuvo una crisis económica, pero buscó la salida produciendo una colección de siete DVDs de tango que tuvieron gran llegada internacional. Sus discos de vinilo y su estudio, cuenta, son los objetos que hoy lo ayudan “en la búsqueda de la excelencia”.

Minutos antes, subía al escenario un inmigrante moderno: un joven europeo cansado de la vida financiera que quiso armar un proyecto propio. “Soy italiano, no soy fotógrafo ni programador pero mi proyecto es un museo de fotografía en internet y para complicarme un poco más, vine a desarrollarlo a 12 mil kilómetros de mi casa, en Buenos. Aires, ciudad que en ese momento no conocía”. El auditorio estalla en risas con las declaraciones de Giusseppe Oliveiro, con su castellano simil Luca Prodran que despierta más de un suspiro del público femenino. En las 20 imágenes que se suceden en la pantalla grande, recapitula como fue que surgió la idea. Empezó a hacer llamados para comenzar con el proyecto en Europa, pero se le cerraron las puertas, en India le cobraban 20 euros, “lo cual me parecía raro, y por eso me vine a Argentina”, explica el italiano de sonrisa compradora, resumiendo dos años de travesía latinoamericana en 6.40 minutos.

Con la imagen de una biblioteca atestada de libros, el filósofo Emmanuel Taub arranca su momento en escena con una propuesta digna de un romántico: “Vengo a hablarles del amor al libro, todos somos un poco la biblioteca que tenemos en nuestra casa, con sus monstruos y sus fantasmas”. Durante su secuencia, muestra un breve recorrido de la historia de la escritura, y resalta la importancia de “ser parte del libro, de la hoja, del proceso”. El director de Hecho Atómico Ediciones, que realiza libros de tirada limitada y numerados de colección, eligió para terminar la imagen del hermafrodita, porque desde su punto de vista, “los libros no tienen género, ni son macho ni hembra, son libros”.

Cambiando el papel por otros materiales, el geek (fanático de la tecnología) Rodrigo Pérez Weiss habla de un futuro no muy lejano en el que las máquinas 3D podrían resolver desde el hambre mundial hasta problemas habitaciones, relato digno de una película del canadiense David Cronnenberg. Dueño del 3d Lab café, un lugar que combina el típico bar palermitano con la tecnología de las impresoras 3D, Weiss vaticina que “para 2020 se calcula la impresión de la primera casa 3D, con un tiempo de impresión estimado en 20 horas”.

Entre los oradores del evento también estuvieron el arquitecto Daniel Kozak, que mostró su vivienda sustentable en Palermo Viejo, una de las creadoras de la experiencia teatral Usted está aquí y la diseñadora Verónica García, que sorprendió con sus producciones milimétricas basadas en la técnica del “papercut” o corte artístico de papel. Además, participaron de la experiencia el emprendedor Max Goldemberg, el grupo de animación Falmboyant Paradise y la ONG ACELGA, que a través de diferentes actividades comunitarias, acerca alimentos sanos a la población argentina.

Luego de casi dos horas, con breve recreo para recargar energías subió al escenario el comediante Fernando Sanjiao, para cerrar la noche. El maestro del stand up apostó, en sus 20 imagenes a tratar de adivinar que le pasaba por la cabeza a los publicistas de diferentes carteles de la vía pública, burlándose de los insultos al sentido común que reciben los consumidores cotidianamente. “-¿Qué hacemos? La tenemos a Patricia Sosa en pelotas. Pero no da que esté así. Bueno ponele un micrófono”. Sanjiao, que se define tímido, prefirió no hacer una exposición autorreferencial, porque ante todo “un comediante es un observador”, de lo que pasa todos los días.

El telón se cerró, y habrá que esperar un mes más para volver a sorprenderse con las ideas innovadoras de personas como cualquier otra que simplemente se animaron a arriesgar.

GALERIA DE FOTOS PH: Juampi Correa

—————————

TIENE UNA HISTORIA QUE CONTAR

Por Cecilia Tangir: @ceyarefue/ Verónica Del Vecchio: @verodelvecchio/ Irupé Almude: @irupeyamila

Hace 10 años Tokio vio nacer al Pecha kucha, términos japoneses que traducidos a nuestro dialecto significan “cháchara” e imitan el sonido de una conversación. Esta manera original de contar la gestación de los proyectos, se realiza a través de 20 diapositivas de 20 segundos cada una y fue creado por febrero del 2003 por los arquitectos Asrtrid Klein y Mark Dythan de Klein-Dytham Architectura. Al principio, su objetivo era  promover el Roppongi Hills, un desarrollo urbano ubicado en el distrito homónimo de esa ciudad. Luego esta idea se extendió  a diversos lugares del globo hasta la actualidad, donde se realiza en más de 184 lugares de los cinco continentes. En Buenos Aires, el evento lo organiza la productora May Groppo junto a Ciudad Cultural Konex desde 2006. Se realiza cuatro veces al año,  nunca se repiten los oradores y gracias al boca en boca, su popularidad sigue en continuo crecimiento. Los presentadores vienen mayormente del campo del diseño, la arquitectura, fotografía y arte, aunque por la extensión de este fenómeno, gente del mundo de los negocios y del desarrollo de Software se sumó a este encuentro entre jóvenes que quieren mostrar su trabajo y relacionarse entre sí. En algunos lugares el formato se amplió o cambió con respecto al original, como es el caso de los Países Bajos donde se incluye la presentación de bandas en vivo que reemplazan el tiempo de dos expositores y, los últimos 20 segundos de cada presentación se lo ceden a los organizadores del evento para que expongan su visión  acerca del tema. A raíz de su éxito se creó una red social ( http://www.pechakucha.org/ ), que mantiene el espíritu de la reunión y sirve como un espacio de interacción entre profesionales de diferentes ámbitos, además de ser un instrumento más para promover sus proyectos.

—————————

ITALIA ASISTIÓ AL PECHA KUCHA

Por Cecilia Tangir: @ceyarefue/ Verónica Del Vecchio: @verodelvecchio/ Irupé Almude: @irupeyamila

PECHA KUCHA 9

PH Juampi Correa

Al principio, recién llegado a Buenos Aires en el 2011, Giusseppe Oliverio, un italiano de Bologna, buscaba encontrar su propio camino en la fotografía. Ahora, después de recorrer ciudades como Copacabana, Bolivia, o Londres, Inglaterra arriba de una minivan, junto a dos amigos, se atrevió a ser uno de los oradores del Pecha kucha y contar su proyecto de vida. “Desde el principio me pareció muy interesante que la gente pueda volver a casa con historias, con inspiración para ponerse a trabajar en lo suyo”, aseguró. Este joven creativo de 28 años fundó el Photographic Museum of Humanity, una página de Internet donde se puede recorrer lugares y conocer a personas muy diferentes, de todas partes del mundo. “El proceso fue un gran delirio, es muy difícil preparar un discurso de 6. 40 minutos”- continúa- me surgieron muchos recuerdos de todo el proceso que transite”. Según él, “No hay que quedarse nunca, siempre hay alguien que te va a orientar en algo”. A pesar de que viaja continuamente, dijo que llegar a la Argentina le sirvió para encontrarse a sí mismo y a sus metas. “Si me llaman de nuevo, volvería a hacer un Pecha kucha. La conexión con la gente fue fundamental”, concluyó el tano.

Leave a Comment


Your email address will not be published.