“Extraño tomar mate con los jugadores”

Guillermo Herck, DT de básquet en el club Imperio Juniors, nos contó la intimidad sobre cómo se entrenaron durante la pandemia.

Por Gabriel Salcito, Ian Uriel Liberotti Domínguez y Lautaro Silenzi

En el living de su casa, mientras se toma el primer mate, Guillermo Herck, nos da una entrevista a través de video llamada, “Hola, como están. Recién terminé de dar una clase por zoom, se retrasó unos minutos, vieron como es la virtualidad”, comenta al comenzar la entrevista. Es profesor de básquet en el club Imperio Juniors. Desde hace cinco temporadas,  está a cargo de 13 categorías del club como preparador físico. Ya pasaron 208 días desde que le avisaron que el club Imperio Juniors, suspendía sus actividades deportivas.  

En siete meses los profesores y entrenadores de los clubes tuvieron que adaptarse a la virtualidad. El profesor de Imperio contó cómo se adaptó a la nueva realidad, “El 14 de marzo realizamos el ultimo entrenamiento en el club. Una semana después ya arrancamos a entrenar virtualmente, primero  daba clases por el Instagram del club, (Uso la función de videos en vivo de la app) yo no tenía posibilidades de ver a los chicos entrenando, para poder corregirlos. Cuando vi que la cuarentena se iba a seguir extendiendo, empecé a dar clases por Zoom, agrupando a los chicos en tres grupos, primero entrenan los más chiquitos, después Sub-13 y en último lugar Sub-15, Sub-17 y primera a la noche”. Además agregó que los más chicos entrenan 20 minutos y los grandes entrenan una hora.

Mientras acomodaba el mate, nos dijo cómo fue que resolvió el problema de la falta de los materiales de entrenamiento. Muchos fueron los clubes que les enviaron herramientas a sus jugadores. “Primero comenzaron a entrenar con lo que tenían en sus casas. Botellas llenas de agua, pesas el que tenía. Después fueron comprando o consiguiendo, colchonetas, sogas y cosas que usan acá en el club”. Sigue tomando mate y detallando como es su plan de entrenamiento y como lo da durante la pandemia: “Ahora damos planes bimestrales de auto suficiencia con los cuales ellos no necesitan si o si al profesor para entrenar”. 

Hoy la realidad de los clubes es muy difícil, esto se debe a que están teniendo problemas económicos. Pero cuando más barrial es el club peor la están pasando, Imperio es uno de esos miles de clubes. Muchos decidieron cortar o eliminar actividades para poder solventar gastos. Guillermo  explicó la decisión tomo el club con su actividad y con los empleados del mismo: “Había jugadores que cobraban un sueldo y otros que cobraban un viatico, hoy el club no les paga eso.  A los entrenadores el primer mes de cuarentena nos pagaron el sueldo completo, pero ya hace 6 meses que nos están pagando el 50 por ciento.  Conozco a varios profes que tuvieron que salir a trabajar de deliverys, porque sus respectivos clubes no les podían pagar”. Cuenta que esta cuarentena no lo afectó a él a ese nivel, es más su trabajo se aumento gracias a la virtualidad.

Pero a la hora de hablar del club también dice que muchos fueron los chicos que dejaron de pagar la cuota: “Hemos perdido alumnos, porque los padres a la hora de recortar gastos, dejan de pagar la cuota”, comentó. “Pero hay otra cuestión, clubes como Ferro re abrieron varias actividades. Pero Imperio nos dijo que no va a abrir el club por una sola actividad, porque son muchos gastos a solventar y el club no está en condiciones económicas para hacerlo”. Por el momento, no hay fecha definida para el regreso a las prácticas presenciales.

El club también extendió el pago de sus deudas para el año que viene. Entre esas deudas están los sueldos de sus empleados y profesores. “El club me dijo que la deuda que el club tiene conmigo, me la van pagar el año que viene”.

El objetivo del club es mantener la mayor cantidad de chicos, en tanto el objetivo de los entrenadores es mantener la forma física  lo mejor posible, así cuando vuelven pueden entrenar con normalidad. “Los jugadores en su gran mayoría entrenan en lugares de dos metros por dos metros, entonces cuando vuelvan hay que ver que sus piernas y ligamentos no se lesionen cuando caigan luego de saltar al aro”, explicó. El profesor también agregó que debido a que en Imperio el deporte es amateur, los jugadores no tienen la misma forma física que en otros lados donde son profesionales.

“Hoy lo ideal sería tener una cancha, donde se puedan hacer todos los entrenamientos o aunque sea un espacio donde poder tirar al aro”. Ese es hoy lo que necesitan, pero las condiciones lo obligan a tener que cambiar los entrenamientos. Mientras el ruido de mate es el sonido de ambiente, él cuenta que son muchos los jugadores que tienen aros chiquitos en sus piezas, con los cuales entrenan. 

La pregunta que hacen muchas personas y el también, es, “¿Por qué vuelve el fútbol y el resto de los deportes no? “. “Igual nosotros, aunque volvemos, porque a cualquier club que vuelvan así, va tener pérdida. Hablamos con los clubes cercanos y están en la misma. El tema es que los chicos necesitan entrenar en el piso especial de básquet, porque en sus casas muchos tienen baldosa o pisos que no permiten un buen entrenamiento”.

Pero así como cuenta la situación económica del club, también dice la suya. “Yo tengo tres trabajos, doy clases en escuelas públicos, soy coordinador del departamento de educación física y también soy personal trainer de nueve alumnos particulares”. A pesar de tener tres empleos, sigue viendo la pandemia y con buenos ojos. “Lo bueno de la pandemia es que me aumento el empleo y puede darle clases a gente que no es de acá. Por ejemplo, tengo alumnos en Santa Fe”. También mencionó que llega a utilizar la plataforma Zoom hasta 9 veces por día.

“Yo en un momento hablé con los jugadores más grandes para poder volver y entrenar en una plaza, con los protocolos. Ahí ya les puedo corregir más cosas, que la virtualidad a veces no permite”. Comenta que solución busco cuando el club le dijo que no va a abrir. Al no estar dadas las circunstancias hoy es difícil que pueden volver a entrenar, pero no eso no le saca la ilusión al profesor de volver a entrenar en una cancha a sus alumnos.

“Muchos jugadores con el tema del entrenamiento son responsables a la hora de entrenar, pero hay otros que no. Yo los entiendo, que están cansados o que no tienen tiempo, pero bueno, cuando vuelva la normalidad ahí se van a notar físicamente si están o no para jugar”. Sin fecha de comienzo en los torneos metropolitanos en los que participa Imperio, igual quiere mantener a la mayoría en un buen estado físico, para la vuelta. Varias veces por la falta de jugadores, se replanteó seguir dando los entrenamientos, que hoy sigue llevando a cabo.

Cada vez que se le pregunta que espera para la vuelta a las canchas o que es lo que mas extraña del club, su respuesta es: “Espero que la vuelta sea pronto, para poder volver a pisar el club. Extraño el tomar mate con los jugadores y con cualquier persona que se acercaba. Ver a los chicos que se pasaban tarde enteras, o que se quedaban después de entrenar”. Habla con nostalgia, desde que empezó la pandemia en Argentina lo que más extrañan los argentinos es tomar mate, algo muy común en los clubes de barrio.

Esta es la realidad de uno de los miles de profesores que trabajan en un club de barrio. Muchos se adaptaron como Guillermo y pudieron de una crisis sacar una ventaja y otros decidieron dejar de cobrar su sueldo, pero no dar clases virtuales. Hoy a la espera de que todo termine y los clubes re abran sus puertas para volver a entrenar, Zoom sigue siendo el lugar de encuentro.