Inicio » Alemania-Hungría, un duelo con historia

Alemania-Hungría, un duelo con historia


Compartir


Un encuentro con muchísimo color. El país Teutón logró su primera estrella mundialista en el año 1954 ante un conjunto húngaro que quedó en la historia por su gran juego. Tras enfrentarse en fase de grupos volvieron a verse las caras en la final la cual culminó 3 a 2 a favor de los Bávaros. Dentro de unos días se miden en el partido inaugural de la Eurocopa.


Alemania y Hungría se enfrentarán el viernes 14 de junio en el estadio Mercedes-Benz Arena en la ciudad de Stuttgart en lo que será el partido inaugural de la Eurocopa 2024. Será la reedición de un enfrentamiento con mucha historia: ambos protagonizaron la final de la Copa del Mundo de 1954 en la que Alemania Federal sorprendió al equipo húngaro dado el primer enfrentamiento que habían tenido en fase de grupos.

Hungría llegaba como gran favorita a dar el golpe en Suiza, sede elegida por no haber sufrido ataques durante la segunda guerra mundial. Había sido campeona olímpica en 1952, cargaba 33 partidos sin perder en el bolsillo y arrancó de la mejor manera. Venció 9 a 0 a Corea del Sur. Tres días después, los húngaros se midieron ante la Alemania Federal, la única que participó del torneo y la primera en hacerlo en una Copa del Mundo post escisión en occidental y oriental. Era un duelo de fase de grupos y Hungría aplastó a Die Mannschaft por 8 a 3.

El equipo que se nutría de figuras como Sándor Kocsis y Ferenc Puskás ratificaba todo lo que el mundo esperaba de ellos y se metía en la próxima fase sin inconvenientes. Tras superar a Brasil por 4 a 2 y posteriormente a Uruguay por la misma diferencia, Hungría llegaba a la final con la confianza por las nubes. Allí esperaba Alemania Federal, que sacaron los pies del barro tras la paliza de la fase de grupos.

Fue una de las finales más épicas de la historia de los mundiales. Arrancó atractiva la definición, ya que a los ocho minutos de la primera etapa los húngaros ya ganaban 2 a 0. Pero diez minutos más tarde, Alemania igualó el encuentro. El segundo tiempo fue puro dominio de los subcampeones del mundo en 1934 pese a la particularidad de que jugaban con tapones de madera en un clima lluvioso. Aún así, contra todos los pronósticos, los teutones, que tenían tacos de aluminio, cortesía de Adi Dassler (el fundador de Adidas), marcaron el 3 a 2 a tan solo seis minutos del final y se consagraron en lo que pasó a la historia con el mote del “Milagro de Berna”.

Si bien el conjunto dirigido por Gustav Sebes marcó un hito de la historia del fútbol por su manera vistosa de juego, también creador de la “WM” (sistema táctico), el trofeo y la estrella quedaría en manos alemanas. Si se tuviese que hablar de épica hoy, sería totalmente al revés: Alemania lleva 4 palmarés mundialistas en sus vitrinas y Hungría -cero mundiales y cero eurocopas- quedó muy relegada con respecto a las potencias europeas.

Desde aquella definición espectacular en la década del 50, los húngaros nunca perdieron contra los teutones por competencia oficial. Es más, el último enfrentamiento entre ambos fue victoria para Hungría por 1 a 0 por la UEFA Nations League en septiembre de 2022. Esta vez, Alemania buscará una victoria ante su público en el torneo en el que no solo será anfitrión, sino que significará la despedida de varios históricos, con Toni Kross a la cabeza; y lo hará aunque nadie después lo llame el milagro de Stuttgart.


Compartir

Agregar comentario

Clic acá para dejar un comentario