Inicio » Cambio de bandera: el fenómeno de la nacionalización en la selección jamaiquina

Cambio de bandera: el fenómeno de la nacionalización en la selección jamaiquina


Compartir

De inmigraciones a los mejores velocistas de los colores verde, amarillo y negro, ¿cómo nació esta tendencia?


En 2019, la Selección caribeña comenzó un proceso de nacionalización de jugadores ingleses. Michail Antonio, Ethan Pinnock y Adrian Mariappa son algunos de los ejemplos del proyecto.

La gran masa de inmigración jamaiquina que recibió Inglaterra, principalmente Londres, en 1948, conocida como “Generación Windrush”, dejó como consecuencia grandes árboles genealógicos con ascendencia de este país. A esto se suma que Inglaterra es una Selección conocida por la sobrepoblación de jugadores, por lo que muchos cracks se quedaron sin la oportunidad de representar los colores de su país natal. Esto hizo que Jamaica abriera los ojos y soñara con la posibilidad de que dichos cracks sin oportunidad brillen con los colores de los Reggae Boyz.

La idea del proyecto era levantar el nivel futbolístico del país, ya que, como todos saben, Jamaica nunca fue una nación relacionada con el deporte madre. Ante esta posibilidad, la Federación de Fútbol de Jamaica abrió una puerta para conseguir dicho objetivo y generar una Selección competitiva, además de mejorar el nivel del fútbol local.

En la tierra de velocistas como Usain Bolt, los deportistas jamaiquinos tienen la característica de ser muy veloces, cosa que se replicó en los llegados nacionalizados de este proyecto. Michail Antonio es el primero en el que todo el mundo piensa al buscar un ejemplo. El delantero del West Ham nació en Londres, Inglaterra y fue convocado en dos ocasiones por la selección de los tres leones, sin embargo, al estar ausente en las Eliminatorias Mundiales durante el año 2018 decidió hacer uso de su doble nacionalidad para ser parte de los participantes isleños en el Mundial de Qatar 2022. Otro inglés que forma parte de esta extensa lista de jugadores es el defensor del Brentford, Ethan Pinnock. Nacido en Lambeth, municipio de la nublada Londres, tuvo una trayectoria corta en la selección, ya que fue convocado en 2021 por primera vez, disputando 10 partidos en total con el dorsal número 5, y cuando finalmente todo parecía encaminado a que vaya a representar a Jamaica en la Copa de Oro, el cuerpo técnico decidió continuar sin su participación. Y por último, para destacar al más veterano del proyecto isleño, está Adrian Mariappa, defensa central del Salford City. Proveniente del noroeste de El Gran Humo, en un barrio llamado Harrow, el jugador de ya 37 años tuvo una extensa participación en la Selección de Jamaica hasta que en 2023, por la CONCACAF contra la Selección de Haití, fue la última vez que se lo vio con la camiseta amarilla y verde en un partido donde ni siquiera tuvo minutos al ser suplente.

Al día de la fecha, el proyecto de nacionalización no está saliendo como la Selección esperaba. Si bien el mundo del fútbol comenzó a hablar más de Jamaica, fotos de Antonio y Pinnock se viralizaron en las redes y tienen un equipo que es superior al promedio en CONCACAF, siguen sin poder levantar un título y mucho menos clasificar a un Mundial.

En lo que respecta a la Copa América, no fueron invitados ni en 2019 ni en 2021, pero sí para la edición de este año, donde se medirán frente a México, Ecuador y Venezuela en primera instancia, un grupo difícil, pero accesible para medir el nivel de sus estrellas. En la Copa Oro bajaron el nivel previo al inicio del proyecto: pasaron de salir subcampeones en 2015 y 2017 a perder en semifinales en 2019 y 2023 y quedar eliminados en cuartos de final en 2021. ¿El objetivo principal del proyecto? Clasificar al Mundial de Catar 2022. Tampoco les fue muy bien con eso: terminaron sextos en las Clasificatorias de CONCACAF, habiendo ganado únicamente 2 de los 14 partidos que disputaron, quedando fuera, siquiera, del partido de repechaje.

Realmente, Jamaica no tuvo el efecto que esperaba con este proyecto, pero sí tienen una base de jugadores sólida para intentar competir en esta Copa América 2024. Y como dice el dicho: “La basura de algunos es el tesoro de otros”.


Compartir

Agregar comentario

Clic acá para dejar un comentario