Inicio » Argentinos ‘infiltrados’ en México y Ecuador

Argentinos ‘infiltrados’ en México y Ecuador


Compartir

Algunos goleadores, otros capitanes y hubo hasta quienes pasaron sin pena ni gloria pero, de una u otra forma, dejaron una huella argentina en las selecciones de estos países.


En los últimos años se vieron muchos jugadores nacidos en distintos países que eligieron representar a otras selecciones, ya sea por un padre, una madre, un abuelo o por obtener la nacionalidad por residencia. Esto se hizo más habitual en la última década, cuando se comenzó a nacionalizar desde muy chicos a los profesionales y así lograron enriquecer sus planteles con figuras. Casos conocidos como el de la selección de Francia han generado polémica; sin embargo, ya comenzó a ser una costumbre a nivel mundial. América no es la excepción. Ecuador y México, entre otros, hicieron esto con jugadores de varios países, pero sobre todo con los argentinos. 

En el caso mexicano, existen 9 nacidos en Argentina que vistieron los colores del “Tri”. El primero, el delantero Carlos Lara, quien nació en Bahía Blanca y disputó 4 partidos para el seleccionado americano. Estuvo a punto de jugar el Mundial de Chile 1962, pero no asistió ya que las lesiones no se lo permitieron. Otro ejemplo es el del mediocampista Gabriel Caballero, quien nació en Rosario pero eligió los colores mexicanos. Tras el llamado de quien fue su DT en el Pachuca, Javier Aguirre, Caballero disputó ocho partidos, entre esos, el Mundial de Corea-Japón del 2002. Guillermo Franco, nacido en Corrientes, disputó 25 partidos en la selección tricolor. Era tanta la confianza que le tenían los técnicos que jugó dos mundiales (Alemania 2006 y Sudáfrica 2010).

Lucas Ayala es el menos recordado. Oriundo de Buenos Aires se desempeñaba como mediocampista y jugó nada más que 1 partido en el combinado mexicano. Matias Vuoso, delantero nacido en Mar del Plata, vistió en 16 ocasiones la camiseta del “Tri” y marcó goles importantes que lo llevaron a disputar una Copa América. Está también el caso de Damian Alvarez, ícono del fútbol mexicano que disputó nada más que 2 partidos en su selección. Su apodo lo dice todo: Christian “Chaco” Gimenez nació en Resistencia y vistió los colores de México. Jugó 5 partidos y no destacó demasiado. Quizás el caso más conocido es el de Rogelio Funes Mori, surgido en River y nacido en Mendoza. Su particularidad es que llegó a debutar con los colores de Argentina en la mayor, sin embargo a sus 30 años recibió el llamado de la federación mexicana y eligió los colores del país norteamericano. Hasta el momento jugó 16 partidos y marcó 6 goles, siendo muy importante en el equipo. Finalmente, también aparece un familiar de uno de los presentes en esta lista: Santiago Gimenez, hijo del “Chaco”, actualmente en el plantel dirigido por Jaime Lozano. El jugador del Feyenoord es una pieza clave en el esquema mexicano, siendo una de las figuras del plantel. 

POR EL LADO DE ECUADOR

Ecuador cuenta con una amplia lista de jugadores nacionalizados con partida de nacimiento en Argentina. El primero fue Jorge Larraz, quien jugó en Deportivo Armanio, Gimnasia y Tiro de Salta, Emelec y Universidad Católica y participó de la Copa América de 1957. Carlos Alberto Raffo, con pasado en Platense y Rosario Central, emigró hacia Quito y logró disputar 13 partidos con el seleccionado, anotando 12 goles. Norberto Araujo integró una de las épocas doradas de Liga de Quito que lo llevó a conformar la nómina de la Copa América de 2011. Uno de los más recordados es Ariel Graziani, el ex Newell’s, jugó en Aucas, Emelec, Barcelona y Liga de Quito. Ha sido internacional en 34 ocasiones con 15 goles. Además, fue goleador y campeón de la Copa Canadá 1999.

Otro ídolo del Barcelona es Damián Díaz: el ex Boca y Rosario Central fue convocado por Alfaro y disputó 6 encuentros. Casos no tan recordados son los de Carlos Alberto Juárez, que solamente pudo disputar 4 partidos; Ángel Liciardi, el máximo ídolo del Deportivo Cuenca, 9 encuentros; y Christian Ledesma, con una larga trayectoria en el fútbol ecuatoriano, tanto en la Primera División como en el ascenso, solo 2 partidos.

La tendencia aparece en el arco, ya que hay cinco que ocupan el puesto. Javier Klimowicz, nacido en Quilmes, jugó en Instituto y Blooming hasta llegar al Deportivo Cuenca (se consagró campeón) y luego al Emelec. Con la selección de Ecuador apenas atajó dos amistosos en 2007. Esteban Deer es otro: jugó en Arsenal y Santamarina antes de llegar al fútbol ecuatoriano, donde pasó también por Deportivo Cuenca y Emelec, en este último fue figura y tetracampeón de Liga. Fue convocado por el “Tri” y disputó dos Copa América (2015 y 2016). Marcelo Elizaga tuvo un caso similar. Pasó por Chicago, Lanús y Quilmes, luego llegó también al Emelec (considerado mejor arquero del país en su momento). Con la tricolor disputó 20 encuentros, disputando nuevamente dos Copa América (2007 y 2011). 

Los dos casos más conocidos (y recientes) son los de Hernán Galíndez y Javier Burrai. Este último tuvo un amplio paso por el ascenso argentino hasta caer en el Macará y llamar la atención del Barcelona de Ecuador, club en el que está desde 2020. Sus grandes actuaciones (Mejor Arquero de la Serie A de Ecuador en 2022) lo llevaron a la selección, debutando el 24 de marzo de 2024. Rosarino, Galíndez debutó en Rosario Central, luego pasó por Quilmes, Universidad Católica de Ecuador (jugó 9 años) y Universidad de Chile hasta llegar al Aucas de Ecuador. Tras una gran actuación en la final vs Barcelona, en la que atajó un penal con el que aseguraron la victoria, se consagró campeón de la Serie A (primer campeonato en la historia de Aucas). Le valió para ser convocado para el Mundial 2022. Con la selección disputó los tres partidos mundialistas, antes ya había disputado tres encuentros en la Copa América 2021 y seis por las Eliminatorias. El 9 de junio de este año fue un día especial para el actual jugador de Huracán, ya que por primera vez llevó el brazalete de capitán del “Tri”. Este acontecimiento generó controversias entre algunos ecuatorianos. “Valoro mucho el esfuerzo del arquero Galíndez. Pero dónde está todo el esfuerzo que hicieron Mendes, Aguinaga, Ulises, Iván y el Tin, quienes abrieron puertas para que el fútbol ecuatoriano cambie. No es posible que un extranjero sea capitán de nuestra selección. Eso es más doloroso que la derrota”, expresó, vía Twitter, Antonio Valencia, ex jugador y capitán del seleccionado luego de la derrota amistosa vs Argentina. 

Cabe destacar que la gran mayoría de los hinchas respaldaron al arquero argumentando que sus actuaciones demuestran más sentido de pertenencia que muchos otros que nacieron en suelo ecuatoriano. Galíndez no se quedó callado y contó cómo fue la elección: “siento muchísimo orgullo. Cuando vino Enner (Valencia) antes del partido a decirme que quería que sea el capitán me quedé mirándolo… Enner, como Ángel Mena o Alex (Domínguez) son jugadores que me abrieron las puertas a la selección hace cuatro años y valoro mucho su amistad. Que hoy Enner tenga un gesto así conmigo sin dudas es de las cosas más lindas que pasaron en mi carrera”. 

Son muchas las ocasiones donde se abre el debate sobre la nacionalización en diversos deportes. Sin entrar en la polémica, debemos entender que el hacerlo o no es una decisión personal de cada uno y no hay que juzgarlos, ya que detrás de esa decisión hay historia y sentimientos que no conocemos.


Compartir