Inicio » La experiencia boliviana en torneos en Estados Unidos

La experiencia boliviana en torneos en Estados Unidos


Compartir

Viajará por tercera vez a Norteamérica para disputar un certamen oficial, pero deberá mostrar una imagen mejor que en sus anteriores presentaciones.


La selección boliviana se prepara para su participación en la Copa América de Estados Unidos. Los dirigidos por el brasileño Antônio Zago se verán las caras con la local, Panamá y Uruguay, uno de los mayores candidatos a ganar el torneo. Bolivia tiene, en principio, pocas chances de clasificar a los cuartos de final. Los resultados no lo vienen acompañando: luego del retiro de su goleador histórico, Marcelo Martins Moreno, está penúltimo en las Eliminatorias rumbo al Mundial 2026, en las que perdió dos de sus tres partidos de local. Ni la altura de La Paz parece ayudarlo. Por esto es que el torneo continental es de suma importancia para el seleccionado. De igual manera, ya que hablamos de la cuestión mundialista, no podemos dejar de lado que las Copa América de 2016 y 2024 no son los primeros torneos que Bolivia juega en Estados Unidos. Solo participó en tres mundiales: en Uruguay 1930 fue invitado y en Brasil 1950 entró por el abandono de sus rivales en las clasificatorias. Por lo que, solo una vez logró el cupo por mérito deportivo. Y en ese caso el torneo se disputaba en Estados Unidos.

Bolivia dio la sorpresa en las Eliminatorias para el Mundial 1994. Había dejado una buena imagen en las de cuatro años atrás, y conseguiría el cupo al quedar segundo de su grupo, por encima de Uruguay. En el trayecto goleó 7-1 y 7-0 a Venezuela y venció a Uruguay y Brasil en la altura (fue la primera derrota de la “Canarinha” en el periodo clasificatorio). Era la época dorada del equipo dirigido por el español Xabier Azkargorta. Tenía al “Diablo” Etcheverry, uno de los mejores jugadores de su historia, así como también Erwin Sánchez, Marco Sandy, Luis Cristaldo, Gustavo Quinteros (actual DT de Vélez) y Carlos Borja, entre otros. Los rivales en la fase de grupos de Estados Unidos 1994 fueron Alemania, Corea del Sur y España.

El “Mannschaft” participaba por primera vez desde su unificación (en 1990 fue campeón Alemania Federal). Bolivia no jugaba el torneo desde hacía 44 años, y su debut sería en el juego inaugural ante nada más y nada menos que el campeón defensor, Alemania. Enfrentaría a jugadores como Lothar Matthäus, Andreas Brehme, Stefan Effenberg y Jürgen Klinsmann. Como era de esperarse, y pese a algunas buenas jugadas bolivianas, el dominio empezó siendo para los europeos. Sin embargo, su defensa fue sólida y fue mejorando con el correr de los minutos. Alemania no se mostraba en su mejor momento, pero fue más intenso en el primer cuarto del complemento y encontró un gol por medio de Klinsmann, que recibió de Andreas Möller luego de una mala salida del arquero Carlos Trucco. Los alemanes pasaron a ser los duros en defensa, y Bolivia no pudo volver a generar chances claras. A los 79 minutos ingresó Etcheverry, pero duró solo tres minutos en cancha: fue expulsado por pegar una patada de calentura, y no volvió a jugar.

Seis días después se vieron las caras con Corea del Sur, en un encuentro de pocas ocasiones serias. En la primera parte, los asiáticos llegaron con mayor frecuencia, pero la mayoría de sus tiros fueron elevados a la tribuna. Lo de los latinos no fue muy diferente. En la segunda, las emociones fueron aún menos, aunque los dos pudieron ganarlo en el final. Trucco le sacó un mano a mano a Ha Seok-Ju en el ‘94 y, un minuto después, Julio César Baldivieso no pudo aprovechar un mal pase del arquero Choi In-Young, devolviéndole la pelota a las manos. Con el 0-0, Bolivia logró su primer punto en un Mundial. Había perdido en sus cuatro juegos anteriores. Y en el próximo, ante España, haría su primer gol. No sería en el primer tiempo, en el que mostró un buen rendimiento pero se fue en desventaja por un gol de Pep Guardiola, por un penal dudoso. Sería en el segundo. José Luis Caminero había aumentado la ventaja de los ibéricos, y Edwin Sánchez probó con un tiro lejano después del saque del medio. La pelota rebotó en Voro y se le metió por arriba a Andoni Zubizarreta. De igual manera, a los sudamericanos se les complicó cada vez más romper la defensa de España, que volvió a sacar dos goles de ventaja con un segundo tanto de Caminero. Los mejores terceros de grupo pasaban a octavos de final, pero Bolivia ni siquiera llegó a eso: fue último con 1 punto. De igual manera, con el empate no le hubiese alcanzado.

22 años después de la experiencia mundialista, Bolivia volvió a EEUU para ser parte de la Copa América Centenario 2016. Había pasado la primera ronda en la edición del año anterior, pero volvió a tocarle un grupo duro. Tenía que enfrentar a los dos finalistas de 2015, Chile y Argentina, y no había un cupo para el mejor tercero. Su eliminación ya se veía venir luego de perder el primer partido con Panamá, el más accesible de los tres. Los del Norte, que debutaban en el torneo, dominaron los primeros ‘45 y se adelantaron a los 10 minutos, por medio de Blas Pérez. Empató Juan Arce para Bolivia rápidamente en el segundo tiempo, pero la intensidad de su rival en los minutos finales tuvo sus frutos. Otro de Pérez, y victoria panameña.

El siguiente rival de Bolivia fue Chile, que buscó de todas maneras adelantarse en el primer tiempo, pero terminaría haciéndolo por medio de Arturo Vidal al medio minuto del segundo, luego de un error de salida de la “Verde”. Los futuros campeones siguieron presionando, pero a los 60 minutos perdieron su ventaja. Jhasmani Campos, por medio de un tiro libre de encuadre, anotó para Bolivia. Sin embargo, no le sirvió a su equipo para seguir generando peligro, lo que sí logró su rival. En los instantes finales, otra vez, Luis Alberto Gutiérrez tapó un centro con el codo, y el árbitro cobró penal. Vidal firmó su doblete y dejó afuera a Bolivia del certamen. La última jornada fue contra los suplentes de la ya clasificada Argentina, que se pusieron 3-0 en media hora (goles de Erik Lamela, Ezequiel Lavezzi y Víctor Cuesta). El baile siguió en la segunda parte (hay una famosa jugada de Lionel Messi haciéndole un caño al arquero), pero el marcador no se movió.

Bolivia perdió cinco de los seis partidos oficiales que jugó en Estados Unidos. Es un saldo bastante pobre. Pese a que tuvo buenos rivales, no supo aprovechar los encuentros accesibles. Si quiere dar la sorpresa este año, tendrá que hacer lo que no hizo en 2016. Los puntos contra Panamá serían fundamentales, aunque primero jugará ante sus dos contrincantes de mayor nivel.


Compartir

Agregar comentario

Clic acá para dejar un comentario