Inicio » René Higuita, con dos podios y algún mal recuerdo copero

René Higuita, con dos podios y algún mal recuerdo copero


Compartir

El arquero que protagonizó “el Escorpión” en Wembley fue tercero con Colombia en Argentina 87 y Uruguay 95. En este último torneo, recibió un gol insólito. 


Adolfo, un amigo de René Higuita, comentó en la serie de Netflix “Higuita: el camino del escorpión”: “El que deja huella en la vida, pero especialmente en este deporte, no necesariamente es el que mejor juega, no necesariamente es el que más ataja, no necesariamente es el que hace más goles, es el que es capaz de hacer cosas majestuosas que nadie espera. Y eso era René Higuita”.

Un 6 de septiembre de 1995 en un amistoso contra Inglaterra en Wembley, Higuita hizo el famoso “escorpión”. Al despejar un tiro de Jamie Redknapp, con una acrobacia increíble, lanzó su cuerpo hacia adelante y cuando estaba en el aire elevó sus pies por detrás de su espalda e impactó la pelota con el taco de los botines. Luego lo repetiría dos veces más en su carrera. Este famoso despeje es una de las jugadas más icónicas de la historia del fútbol. Pero René no fue solo una jugada, por más majestuosa que haya sido.

José René Higuita Zapata, oriundo de Medellín (Colombia), nació el 27 de agosto de 1996. Con su excéntrico estilo, peinados y vestimenta siempre destacó dentro y fuera de las canchas. Con sus piruetas, sus salidas del arco con los pies, sus tiros libres y sus corridas históricas se convirtió en un referente y leyenda del fútbol colombiano y mundial en el puesto del arquero. 

En su exitosa carrera se destacó: la Copa Libertadores con Atlético Nacional de Medellín, el club de sus amores, en 1989, en la cual fue figura y tapó varios penales para convertirlos en el primer equipo colombiano campeón del certamen continental. Después de vencer a Olimpia en la final por 5-4 en la tanda de penales y 2-2 en el global. 

A nivel Selección quedó en tercer lugar de la Copa América en 1987 y 1995. Otro momento amargo para el arquero antioqueño ocurrió en la de 1995 llevada a cabo en Uruguay. En el partido contra Brasil, el volante brasileño Juninho realizó un tiro de esquina e Higuita, intentando rechazar, introdujo el balón en el arco. Fue un autogol insólito en su carrera. Pese a ello, Colombia clasificó a cuartos de final y allí dejó en el camino a Paraguay en una serie de penales, en la que el “1” anotó su remate desde los doce pasos y además tapó el decisivo. En semifinales, el equipo anfitrión sacó de carrera al conjunto cafetero. Jugó, entonces, el partido con el tercer puesto contra la selección estadounidense: el equipo colombiano venció por 4 a 1 y del que se recuerda, además, un tiro libre de Higuita que pegó en el palo y fue rematado por Tino Asprilla. 

Además, logró llegar a octavos de final en el Mundial Italia 1990. Actualmente, se desempeña como entrenador de arqueros en Atlético Nacional equipo del que es hincha.

El origen de la pirueta del escorpión fue en un comercial que hizo Higuita en 1990 para la marca Frutiño de Colombia. El arquero ideó la jugada icónica, como algo chistoso para la marca, que después terminó usando en la vida real. Esta se le ocurrió mientras jugaba con unos niños en dicho anuncio. Después de que le tiraron una chilena el arquero respondió con esta jugada. Más adelante la empezó a practicar en los entrenamientos y finalmente la utilizó en Wembley. Además, Higuita afirmó: “Ojalá que la gente de Frutiño se acuerde de la oportunidad que me dio para hacer esa jugada en un comercial. Es una jugada que sirve para el espectáculo y tal vez para motivar al equipo”. 

Higuita también es reconocido por ser el precursor de los arqueros goleadores, ya que a lo largo de su carrera profesional logró anotar 43 goles en partidos oficiales, 37 de ellos mediante penales y 7 mediante tiros libres. El récord actual lo tiene Rogério Ceni. En 2009, después de pasar por 14 equipos durante 23 años y representar a Colombia por 12 años se retiró del fútbol en el club de sus amores, Atlético Nacional. 


Compartir

Agregar comentario

Clic acá para dejar un comentario