Inicio » Siguen las dudas en Inglaterra

Siguen las dudas en Inglaterra


Compartir

Los daneses despertaron e igualaron el juego con un remate desde afuera del área, tendencia que se repite en la Eurocopa.


Inglaterra y Dinamarca empataron 1-1 por la segunda jornada del grupo C de la Eurocopa, en el Deutsche Bank Park de Fráncfort. Harry Kane adelantó a los ingleses a los 18 minutos, pero un golazo de Morten Hjulmand le ahogó la fiesta.

Antes del comienzo del juego, se hizo un minuto de silencio por la muerte de Gerhard Aigner, dirigente de la UEFA entre 1989 y 2003. En los primeros ’20, los “Three Lions” superaron a su rival, al que habían eliminado en la semifinal de la edición anterior del torneo. Se pusieron en ventaja cuando el 9 de Bayern Munich remató en el área chica luego de un rebote que dio Andreas Christensen. El centro del gol había nacido de una corrida en la que Kyle Walker se le adelantó increíblemente a Victor Kristiansen.

Inglaterra empezaba a demostrar lo que se esperaba para el equipo que tiene, pero bajó su rendimiento en el siguiente tramo de la primera parte. Los dirigidos por Kasper Hjulmand empezaron a dominar, pero no lograban generar mucho peligro. Hasta que Kristiansen, reivindicándose de su falla en el tanto del rival, recuperó la pelota de un mal despeje de Harry Kane y la dejó para Morten Hjulmand, que fusiló al arquero Jordan Pickford con un disparo lejano. Inglaterra no recibía un gol en primera ronda del torneo desde 2016.

El tanto de Hjulmand fue uno más en la tendencia de goles desde fuera del área por la que está pasando esta edición de la Euro. Es el decimocuarto de los 46 ya marcados. Se suma a la lista en la que están, entre otros, el de Florian Wirtz a Escocia -el primero de todos-, el de Nicolae Stanciu a Ucrania -que dio de que hablar por la potencia de 116 km/h de su tiro-, el de Arda Güler a Georgia y el de Nicolò Barella a Albania. La “Dinamita roja” siguió probando desde fuera en la búsqueda de los tres puntos, pero no tuvo suerte otra vez. Tampoco fueron muchas las llegadas de Inglaterra, aunque estuvo cerca de ganarlo con un disparo al palo de Phil Foden. Los de Gareth Southgate están mostrando una imagen que suele verse seguido en la selección británica: una escuadra formada por grandísimos jugadores, que llegan como candidatos, pero que en el momento de la verdad no rinden de la manera esperada y, como resultado, no logran llevarse el título. La sequía del equipo está por cumplir seis décadas, siendo su última consagración en el Mundial de 1966 (obviamente, dejando de lado sus campeonatos en el British Home Championship, certamen regional).

Inglaterra está primera de grupo con cuatro puntos, dos por encima de Dinamarca y Eslovenia, su rival en la siguiente fecha. El cupo para los mejores terceros da un gran margen de error a los “Three Lions”. Los daneses, en cambio, enfrentarán a Serbia (que está jugando su primera Eurocopa desde su separación con Montenegro), y una derrota podría terminar con su sueño.


Compartir

Agregar comentario

Clic acá para dejar un comentario